DIRECTRICES PARA LA CRÍA RESPONSABLE DE PERROS

CONTENIDO DE LAS DIRECTRICES PARA LA CRÍA RESPONSABLE DE PERROS

Definiciones y términos utilizados en estas directrices

  1.  Introducción
  2. Principios de la cría responsable
  3. Selección de los progenitores
    1. Consideraciones generales
    2. Rasgos de comportamiento
    3. Trastornos hereditarios
    4. Requisitos sanitarios generales
  4. Cuidadores humanos competentes
  5. Requisitos para un buen bienestar animal: Buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento adecuado
    1. Buena alimentación – General
      • Perros adultos
      • Hembras gestantes y lactantes
      • Cachorros
    2. Buen alojamiento – Luz
      • Ruido
      • Ventilación
      • Temperatura
      • Alojamiento
    3. Buena salud – Manipulación
      • Inspección de perros y cachorros – Mutilaciones quirúrgicas
      • Cuidados veterinarios
      • Eutanasia
      • Limpieza e higiene
      • Instalaciones de aislamiento
      • Planes de emergencia
    4. Comportamiento adecuado
      • Satisfacer las necesidades ambientales de los perros
      • Interacción social con otros perros
      • Embarazo y parto
  6. Fin de la vida de cría
  7. Mantenimiento de registros
  8. Proteger el bienestar futuro de los cachorros y de sus nuevos propietarios

1.- INTRODUCIÓN

Las malas prácticas de cría tienen efectos profundamente perjudiciales para el bienestar de los perros y para el bienestar de los propietarios (Croney 2019). Las consecuencias de las malas prácticas de cría pueden conducir a toda una vida de sufrimiento, a través de una mala salud y una mala idoneidad como mascotas, resultando en una muerte prematura, abandono o renuncia. Criadores, legisladores, autoridades competentes, veterinarios y propietarios tienen la responsabilidad ética de trabajar juntos para garantizar que los perros vivan una buena vida.

Los perros y los cachorros tienen la misma necesidad de una buena calidad de vida, independientemente del contexto de cría, y todos los criadores1 deben actuar con responsabilidad y compasión para satisfacer esas necesidades. Estas directrices pretenden apoyar la aplicación de prácticas de cría responsable y de buen bienestar animal por parte de las autoridades competentes. Cuando la legislación nacional de un país establezca criterios más estrictos que los expuestos en las presentes directrices, deberá prevalecer la legislación nacional.

La investigación sobre el bienestar animal y las predisposiciones específicas de cada raza a las enfermedades que informan las prácticas de cría responsable es continua; los criadores y las autoridades competentes deben seguir las mejores prácticas actuales cuando éstas superen las directrices. Para ello, tanto los criadores como las autoridades competentes deben actualizar periódicamente sus conocimientos sobre el bienestar de los perros.

El bienestar animal es un estado del animal que va de malo a bueno (Broom 1996). Por ejemplo, el bienestar deficiente surge cuando un perro está enfermo, herido o es incapaz de expresar comportamientos naturales que está muy motivado a realizar; se asocia a emociones negativas como el miedo, la angustia, la frustración o el aburrimiento. El bienestar es bueno cuando los perros experimentan estados físicos y mentales positivos (Green y Mellor, 2011; Mellor, 2016), cuando prosperan (están físicamente sanos y viven en un entorno complejo en el que pueden elegir lo que hacen y cuándo lo hacen), cuando se sienten cómodos y seguros y cuando tienen acceso a todos los recursos necesarios. Los perros disfrutan de una buena calidad de vida cuando prosperan.

Los criadores tienen la obligación de mantener a todos los perros en un buen estado de bienestar, para garantizar que los cachorros tengan un buen comienzo en la vida -estén funcionalmente aptos, sanos y socializados-, que desarrollen todo su potencial para vivir una buena calidad de vida en sus nuevos hogares. Los criadores tienen la obligación de encontrar hogares responsables para los cachorros que han criado, asegurándose de que los nuevos propietarios son una buena pareja y comprenden su deber de por vida de cuidar a su nuevo perro.

2. Principios de la cría responsable

Un criador de perros responsable (adaptado de RSPCA Australia 2018):

Respeta el valor intrínseco de los perros

  • Demuestra una preocupación genuina por el bienestar de los perros y sus futuras generaciones. Evita criar a partir de razas prohibidas y sus híbridos, animales estrechamente emparentados, o con trastornos hereditarios, o rasgos exagerados que comprometan el bienestar. Evita criar perros con temperamentos que puedan producir cachorros que serán mascotas inadecuadas (por ejemplo, demasiado reactivos, temerosos o agresivos hacia las personas u otros animales). Busca información sobre la raza a nivel de población y orientación sobre cómo mantener la varianza genética de una población.
  • Demuestra comprensión de los efectos perjudiciales para la salud de los futuros cachorros (y de la población) de la consanguinidad y evita el uso excesivo de sementales populares y sus parientes.

Planifica la cría y asigna concienzudamente los cachorros a nuevos propietarios que sean responsables y comprendan su deber de cuidar a su perro.

  • Garantiza que puedan encontrar hogares compatibles y adecuados con propietarios responsables antes de la cría.
  • Optimiza el bienestar de los perros ofreciéndoles alojamiento, cría y cuidados de alto nivel que satisfagan las necesidades físicas y de comportamiento de cada perro y cachorro.
  • Aloja y cuida a todos los perros y cachorros de forma que se proteja y promueva su bienestar y se garantice que disfrutan de una buena calidad de vida.
  • Garantiza que las primeras experiencias de los cachorros sean positivas y extensas y forma su desarrollo para que sean adecuados como animales de compañía.
  • Asume la responsabilidad del cuidado y el bienestar durante toda la vida de los perros de los que ya no cría. Se asegura de que no se utilicen para la cría una vez retirados y de que figuren como no reproductores en el registro pertinente del Kennel Club. Les proporciona cuidados de por vida o les encuentra nuevos hogares adecuados para su jubilación.
  • Demuestra competencia, conocimiento y una preocupación genuina por el bienestar de los perros y cachorros a su cargo.
  • A través de su aprendizaje, conocimientos y acciones continuas, se aseguran de que sus perros y cachorros reciben los más altos niveles de cuidados.
  • No deben vender cachorros que no hayan criado en sus instalaciones y no deben vender o transferir cachorros a terceros.
  • Reconoce la vulnerabilidad de los cachorros y no vende ni transfiere cachorros antes de que tengan 8 semanas de edad.
  • No actúa como tercero ni utiliza a un tercero para la venta o el traslado de cachorros porque va en detrimento del bienestar de los cachorros.
  • Los cachorros trasladados a través de terceros tienen más probabilidades de experimentar peores condiciones de bienestar, como la separación temprana de la perra, viajes adicionales y exposición a nuevos entornos, lo que aumenta el riesgo de desarrollo de problemas de comportamiento (McMillan 2017) y enfermedades.
  • Es abierto y transparente
  • Mantiene registros precisos y puede proporcionar un historial completo de toda la vida del perro o cachorro a su cargo.
  • Comparte los resultados de los exámenes clínicos y las pruebas genéticas de los padres.
  • Proporciona al nuevo propietario información y apoyo para ayudarle a satisfacer las necesidades de los cachorros y perros para que vivan una buena vida.
  • Se asegura de que el nuevo propietario es compatible con cada animal y conoce las necesidades de bienestar de su nueva mascota y los requisitos específicos de cada raza.
  • Proporciona al nuevo propietario la información y el apoyo adecuados y actualizados (incluso después de la venta) para ayudar a promover la calidad de vida de los cachorros y perros. -Ofrece una garantía
  • Acepta un animal devuelto o no deseado dentro de un plazo determinado, por motivos como problemas de salud, comportamiento, compatibilidad o incapacidad del propietario para proporcionarle los cuidados adecuados.
  • Ayuda proactivamente a encontrar un nuevo hogar más adecuado para el perro devuelto.
  • Indemniza al nuevo propietario por cualquier gasto veterinario razonable asociado al tratamiento de un trastorno congénito sufrido como consecuencia del incumplimiento de la garantía2 (véase la página 25).
  • Protege los derechos legales del nuevo propietario, independientemente de que el animal haya sido vendido o regalado.
  • Cuando proceda, registra a los perros y cachorros vendidos o cedidos gratuitamente como pedigríes de acuerdo con los requisitos y códigos de prácticas de las asociaciones de raza gobernantes y proporciona a los nuevos propietarios certificados de raza exactos y oficiales.
  • Cumple la legislación local, regional y nacional pertinente, los códigos de prácticas o las normas de bienestar animal, incluidos los requisitos de registro y concesión de licencias.
    • Demuestra el cumplimiento de toda la legislación local, regional y nacional, y sus normas asociadas de bienestar animal.
    • Supera las normas mínimas siguiendo las mejores prácticas, aunque esas prácticas no sean habituales en ese país.
    • Identifica permanentemente a cada cachorro o perro utilizando un microchip y registrando al cachorro o perro en la base de datos oficial o reconocida antes de la transferencia al nuevo propietario.
    • Se asegura de que él (el criador) está registrado como primer propietario del animal.

3. Selección de los padres

3.1 Consideraciones Generales

  • No deben criarse perros que procedan de razas (incluidos sus híbridos) prohibidas por la legislación nacional.
  • Los perros utilizados para la cría deben ser sometidos a un examen de salud por un veterinario antes de la cría; deben ser funcionalmente aptos, físicamente sanos (en buena condición corporal y libres de signos evidentes de infección) y tener buenos temperamentos (confiados y amistosos) – estos fenotipos son compatibles con una buena calidad de vida.
  • Los criadores deben conocer los riesgos específicos para el bienestar de las conformaciones extremas y las enfermedades hereditarias relacionadas con la raza o el individuo (Gough et al 2018). Deben evitar la cría de perros para obtener tipos físicos extremos y minimizar el grado de consanguinidad (cría a partir de individuos estrechamente emparentados) que tiene el potencial de ser perjudicial para la calidad de vida del perro.
  • Cuando un animal produce cachorros con una enfermedad hereditaria, conformaciones físicas extremas o características de comportamiento que comprometen la calidad de vida del cachorro, esta combinación de padres, y su descendencia deben ser excluidos de la cría futura.

3.2 Rasgos de comportamiento

La audacia o la timidez/temidez de los perros es hereditaria; los cachorros de padres audaces se comportan con más confianza con los humanos; estos rasgos de personalidad se han utilizado para informar sobre la cría selectiva en perros de trabajo (Saetre et al 2006).

Los perros de cría deben ser amistosos con las personas y otros animales, sentirse cómodos al ser manipulados y tener confianza para vivir en un entorno doméstico y en la sociedad en general. Los perros temerosos o agresivos con las personas y otros animales deben excluirse de la cría.

3.3 Transtornos Hereditarios

Evite la consanguinidad: La cría a partir de perros estrechamente emparentados, como hermano y hermana, madre e hijo o padre e hija, abuelo y nieta, tío y sobrina, predispone a los cachorros a defectos genéticos o de nacimiento. Debe vigilarse cuidadosamente el grado de consanguinidad dentro de una raza.

  • Coeficiente de consanguinidad. La cría selectiva de individuos no debe llevarse a cabo sin conocer la similitud genética entre dos progenitores a lo largo del mayor número de generaciones (por ejemplo, al menos 10; Dog Breeding Reform Group 2016). Los criadores deben evitar la cría a partir de perros individuales cuyo coeficiente combinado de consanguinidad sea superior al 6,5% (Dog Breeding Reform Group 2019).
  • Efecto de semental popular. El «efecto semental popular» reduce la diversidad genética de las razas, lo que a menudo tiene consecuencias perjudiciales para muchas generaciones futuras (Gough et al 2018). Los criadores deben evitar el uso excesivo de perros sementales en la población reproductora. Como regla general, los perros no deben engendrar más del 5% del total de cachorros, en la población de pedigrí específica, durante un período de 5 años (Gleroy 2015).
  • Utilizar el cribado genético: Los criadores están obligados a utilizar todas las pruebas de detección disponibles y validadas pertinentes para la raza3 y junto con el asesoramiento veterinario, antes de optar por criar a partir de un perro (Dog Breeding Reform Group 2017; 2019). Las pruebas de cribado identificarán a los perros «portadores» que no están afectados por la enfermedad pero son portadores del gen mutado; debe evitarse la cría entre dos perros portadores (Dog Breeding Reform Group 2019) para evitar que los cachorros se vean afectados. Los resultados de las pruebas de detección genética deben proporcionarse a los futuros nuevos propietarios de cachorros.
  • Utilizar un valor de cría estimado: Muchos trastornos hereditarios y rasgos de comportamiento están influenciados por múltiples genes y factores ambientales y no pueden controlarse adecuadamente a través del cribado genético para una prueba de un solo gen. Puede utilizarse un Valor de Cría Estimado para estimar el riesgo de un perro de desarrollar afecciones hereditarias complejas y el grado en que puede verse afectado en el futuro. El valor de cría estimado debe tenerse en cuenta a la hora de decidir la idoneidad de un individuo para la cría. Los resultados del valor de cría estimado deben facilitarse a los posibles nuevos propietarios de cachorros.
  • Los perros con conformación extrema4 (o aquellos que se hayan sometido a cirugía correctiva) no deben criarse (ni presentarse en exposiciones de cría); la cirugía correctiva debe anotarse en la información sanitaria pertinente junto con su registro de microchip y, en su caso, pasaporte sanitario.

3.4 Requisitos sanitarios generales

Tanto la perra como el semental deben recibir una atención sanitaria profiláctica bajo la dirección de un veterinario, que incluya vacunaciones periódicas, un examen clínico completo y tratamiento contra parásitos internos y externos. El calendario de los tratamientos debe estar bajo la dirección del veterinario, ya que algunos pueden dañar al feto si se administran durante el embarazo o la lactancia.

  • Vacunación: Los perros deben ser vacunados por un veterinario antes del apareamiento; las perras vacunadas recientemente antes del embarazo producirán anticuerpos en el calostro (primera leche) que se transmitirán a los cachorros durante la lactancia, confiriéndoles inmunidad temporal frente a enfermedades específicas. La disponibilidad de vacunas esenciales y no esenciales (Tabla 1; Day et al 2016) para perros variará de un país a otro. Los veterinarios deben seguir las directrices nacionales sobre los requisitos de vacunación de los perros.

Para cada perro y cachorro, los criadores deben conservar un certificado de vacunación actualizado y firmado por el veterinario. En su caso, deberá tratarse de un certificado sanitario nacional o de un pasaporte europeo para animales de compañía. Las vacunas homeopáticas no son una alternativa aceptable.

  • Cría
    • Ambos padres deben ser capaces de aparearse de forma natural. No deben realizarse apareamientos forzados.
    • La inseminación artificial no debe utilizarse por defecto o para superar problemas debidos a la incapacidad de los perros para aparearse de forma natural. Sólo puede considerarse en circunstancias excepcionales, y para ello se requiere una justificación estricta: Cuando pueda demostrarse que su uso conlleva una mejora del bienestar de la descendencia potencial al aumentar la variabilidad genética de la raza, reduciendo así la incidencia de mutaciones genéticas perjudiciales.
      • Ambos progenitores deben tener un historial previo de reproducción natural (por ejemplo, apareamiento y parto sin intervención); no debe utilizarse para superar incapacidades físicas de los progenitores.
      • Sólo se pueden utilizar métodos manuales de recogida de semen; los métodos de electroeyaculación no están permitidos.
      • No se permite la inseminación artificial quirúrgica.
      • La recogida de semen y la inseminación artificial sólo deben ser realizadas por un veterinario debidamente cualificado, competente y autorizado en la práctica de estos métodos
    • Las hembras reproductoras deben ser buenas madres, capaces de parir y criar a sus cachorros de forma natural (nótese que esta información no estará disponible para las madres primerizas). Las hembras a las que se les haya practicado una cesárea no deben volver a criarse a menos que un veterinario certifique que ello no comprometerá el bienestar de la hembra. Las hembras que hayan tenido dos camadas por cesárea no deben ser criadas.
  • Edad de Cría: Los efectos de la edad interactúan con otros factores, como la raza (tamaño físico) y la salud general, a la hora de determinar la aptitud reproductiva de los perros y el consiguiente bienestar de sus cachorros (Fisher & Croney en preparación). La cría debe retrasarse hasta que los perros estén físicamente maduros y no debe prolongarse hasta la vejez. Las perras son más propensas a sufrir complicaciones gestacionales a partir de la mediana edad, mientras que la calidad del esperma disminuye con la edad y los cambios en el estado de salud de los sementales (Fisher & Croney en preparación). Las edades que se indican a continuación son orientativas. Se recomienda dejar que los perros sean examinados regularmente por un veterinario, para asegurarse de que no se encuentran objeciones contra el uso de los perros para la cría.
    • Las perras y los sementales no deben utilizarse para la cría hasta que hayan alcanzado la madurez sexual y esquelética (esta edad es específica de cada raza; algunas razas grandes maduran mucho más tarde). Las perras de menos de 18 meses no deben criarse.
    • Las hembras de más de 7 años de edad no deben criarse a menos que hayan sido examinadas por un veterinario y éste no haya encontrado objeciones contra la cría de la hembra. Debe pedirse consejo veterinario antes de criar perras de razas grandes si tienen 6 años o más. Los criadores deben evitar criar perras por primera vez si tienen 6 años o más. Las perras no deben tener una camada en los 12 meses siguientes a la camada anterior y no deben parir más de 4 camadas en su vida.
    • Los perros sementales de más de 7 años deben ser examinados por un veterinario para ver si no tiene objeciones en contra de seguir utilizándolos para la cría. Se debe pedir consejo al veterinario antes de criar sementales de razas grandes si tienen 6 años o más.
  • Apareamiento
    • Las presentaciones entre la perra y el semental deben planificarse cuidadosamente y supervisarse de cerca para garantizar que ambos estén protegidos de lesiones o enfermedades. Los animales incompatibles (por tamaño físico o comportamiento) no deben ser apareados. Los apareamientos que den lugar a cachorros grandes o camadas de gran tamaño pueden aumentar el riesgo de distocia.
    • Las parejas de apareamiento deben estar separadas físicamente de otros animales. Debe tenerse en cuenta el impacto que una hembra en celo puede tener sobre otros perros. Debe disponerse de instalaciones para separar de forma segura (incluso de las señales visuales, auditivas y, cuando sea posible, olfativas) a los machos de las hembras en celo, para evitar frustraciones.

4 Cuidadores humanos competentes

El bienestar de los perros de cría y los cachorros depende del entorno y de los cuidados que les proporcionen los humanos.

  • Los criadores deben demostrar a la autoridad competente su competencia (pertinente para la cría de perros) en los siguientes ámbitos:
    • Bienestar de los perros: reconocer los signos de bienestar bueno y malo, y ser capaz de tomar las medidas adecuadas para prevenir, reducir y mitigar el sufrimiento y promover el bienestar de los animales.
    • Control de enfermedades.
    • Conocimiento actualizado de los trastornos relacionados con la raza (cuando proceda). o Reconocimiento y tratamiento de primeros auxilios de animales enfermos.
    • Comportamiento, desarrollo temprano y socialización del perro.
    • Manejo y adiestramiento de perros centrados en el bienestar.
    • Enriquecimiento ambiental.
    • Limpieza e higiene.
    • Alimentación y preparación de alimentos.
  • Debe haber suficientes cuidadores humanos adultos competentes disponibles durante el día (y, en caso necesario, durante la noche) para atender a perros y cachorros de acuerdo con los criterios de estas directrices (Sección 5). Por ejemplo, las enmiendas recientemente propuestas a la legislación sobre bienestar animal en Alemania exigen que los criadores dediquen 4 horas al día al cuidado de los cachorros (incluido el tiempo de socialización)6 para garantizar la protección de su bienestar y que se conviertan en perros de compañía bien adaptados. A título orientativo, los criadores deberían disponer de al menos 1 persona a tiempo completo, con la competencia adecuada, durante el horario laboral normal, 7 días a la semana, por cada 10 perros adultos que tengan; lo ideal sería que esa proporción se redujera a 1:5 (personal:perro); la eficacia de la proporción personal:animal debería demostrarse claramente en la prestación de cuidados a los animales que se describe en la guía y debería tener en cuenta el tiempo adicional necesario para una habituación y socialización tempranas adecuadas de los cachorros cuando hay camadas.

Cuando los criadores tengan licencia para cuidar de un mayor número de perros y cachorros, deberán obtener una cualificación reconocida para el cuidado de animales adecuados para perros (si existe en el país). También deben realizar una formación continua de desarrollo profesional, incluyendo el uso de cursos en línea y literatura para mantenerse al día con las buenas prácticas de cuidado de los animales. Debe exigirse a los criadores que demuestren qué formación han realizado y con qué frecuencia.

5. Requisitos para un buen bienestar animal: Buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento adecuado

En esta sección de las directrices, el bienestar animal se considera en términos de cuatro principios de bienestar (por ejemplo, Calidad de Bienestar): buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento adecuado, que reflejan las necesidades subyacentes de bienestar del animal.

Cada principio tiene unos criterios que los criadores deben cumplir para satisfacer las necesidades de bienestar de perros y cachorros. El bienestar de perros y cachorros puede controlarse para evaluar si se mantienen en buenas condiciones.

5.1 uena alimentación

Los criadores deben:
[General]

  • Alimente a los perros con una dieta completa de alta calidad adecuada a sus necesidades individuales (por ejemplo, raza, niveles de actividad, edad y estado de salud).
    • Los veterinarios o nutricionistas debidamente cualificados y con experiencia pueden asesorar sobre dietas adecuadas para perras gestantes y lactantes, y cachorros.
  • Dar acceso ad-libitum al agua, que se refrescará diariamente.
  • Mantener los alimentos y el agua frescos y no contaminados.
    • Almacenar los alimentos en un lugar higiénico y de acuerdo con las instrucciones del fabricante, en lugares frescos y secos; e incluyendo refrigeración, cuando sea necesario.
    • Los alimentos crudos deben utilizarse con precaución y sólo cuando se sigan estrictamente los métodos de bioseguridad, incluido el almacenamiento seguro y zonas de preparación separadas, con agua corriente caliente y fría.
    • Almacenar y presentar los alimentos lejos del riesgo de alimañas.
    • Preparar los alimentos en un lugar higiénico.
    • Retirar el alimento húmedo no consumido antes de la siguiente comida y sustituir el alimento seco no consumido cada 24 horas.
  • Ofrezca la comida y el agua en recipientes distintos (que no sean porosos), un cuenco para la comida y otro para el agua para cada perro; coloque los cuencos de la comida en sitios distintos para evitar agresiones alimentarias entre los perros.
    • Proporcione a las hembras comida y agua separadas de las de sus cachorros. ● Controle la ingesta de comida y agua cada día.
    • Acudir al veterinario si los perros adultos no comen durante 24 horas o no beben, o beben en exceso, o muestran pica. Es necesario consultar antes al veterinario si existen preocupaciones específicas.
    • Asegúrese de que los perros que presenten una pérdida o un aumento de peso significativos e inexplicables, o que sufran algún trastorno, sean examinados por un veterinario y reciban el tratamiento necesario.
  • Controle regularmente el peso y la condición corporal para asegurarse de que los perros reciben la nutrición adecuada. [Perros adultos]
  • Alimente a los perros adultos al menos dos veces al día, según las necesidades de cada uno, a menos que un veterinario indique lo contrario.

[Perras gestantes y lactantes]

El embarazo y la lactancia suponen una mayor demanda energética y nutricional para las perras.

  • Alimentar a las hembras con una dieta de alta calidad adecuada a la fase de gestación y lactancia y a su condición corporal.
    • La alimentación ad-libitum con alimentos formulados para cachorros, hasta que éstos sean destetados, debería proporcionar una buena nutrición a la perra. Sin embargo, hay que tener cuidado de no sobrealimentar a las hembras, ya que el sobrepeso o la obesidad pueden predisponerlas a dificultades en el parto. Tras el destete, el nivel de alimentación necesario dependerá de la condición corporal de la perra.

[Cachorros]

La leche materna proporciona todos los nutrientes a los cachorros durante las tres primeras semanas de vida. El calostro (la primera leche) contiene anticuerpos que confieren a los cachorros inmunidad temporal contra algunas enfermedades infecciosas.

  • Vigile regularmente a los cachorros para asegurarse de que toman suficiente leche, se alimentan bien y ganan peso de forma constante.
    • Observar en silencio a la hembra amamantando a sus cachorros para asegurarse de que se alimentan.
    • Pesar a los cachorros poco después del parto (siempre que la perra esté dispuesta a manipularlos) y, a continuación, diariamente durante las dos primeras semanas de vida; posteriormente, los cachorros pueden pesarse semanalmente hasta su recogida en el hogar o hasta los 6 meses de edad. Debe registrarse el peso corporal.
    • Si los cachorros no se alimentan correctamente o no ganan peso, hay que pedir consejo al veterinario; su estado puede deteriorarse mucho más rápidamente que el de los perros adultos.
  • Proporcionar alimentación suplementaria a los cachorros hasta que se complete el destete, si la perra no está sana o no puede alimentarlos.
    • Utilizar una fórmula láctea y biberones específicamente diseñados para cachorros.
    • Solicite asesoramiento veterinario y/o siga las directrices del fabricante sobre la cantidad, frecuencia y temperatura de la leche, así como las buenas prácticas de higiene.
    • Esterilizar y secar los biberones y las tetinas después de cada uso para evitar infecciones.

El destete es un proceso gradual por el que se introduce a los cachorros en una dieta sólida y se reduce gradualmente su dependencia de la leche de la perra.

  • Tenga un plan para el destete de los cachorros y lleve un registro de la alimentación de transición, mostrando la proporción día a día del destete a un alimento sólido.
    • Introduzca y haga pasar gradualmente a los cachorros a los alimentos sólidos. El destete no debe comenzar antes de que el cachorro sea capaz de ingerir alimento por sí mismo, ni antes de las 3 o 4 semanas de edad; el destete suele completarse cuando el cachorro tiene entre 6 y 8 semanas de edad. El destete no debe completarse en menos de 7 días.
    • Proporcionar un alimento para cachorros de buena calidad, específicamente formulado para el destete, y seguir las instrucciones del fabricante sobre la cantidad y la frecuencia de la alimentación. No deben utilizarse alimentos crudos para el destete de los cachorros. Como mínimo, los cachorros de menos de 8 semanas deben ser alimentados al menos 5 veces al día.
    • Asegúrese de que los cachorros comen la parte correcta del pienso suministrado, ofreciéndoles comida en cuencos separados siempre que sea posible.
  • Ofrézcales agua de un recipiente que sea lo suficientemente poco profundo para evitar lesiones o ahogamientos, pero lo suficientemente grande como para contener agua suficiente para que todos los cachorros puedan beber al mismo tiempo si así lo desean.

5.2 Un buen alojamiento

DIRECTRICES PARA LA CRÍA RESPONSABLE DE PERROS

Los criadores deben proporcionar las siguientes condiciones:

  • Luz: Los perros necesitan periodos suficientes de luz diurna y oscuridad para seguir sus pautas naturales de actividad diurna y nocturna.
    • Mantener a los perros en condiciones de luz natural
    • Debe proporcionarse luz natural. Cuando se utilicen fuentes de iluminación artificial adicionalesdeben seguir un período de luz igual a la duración natural del día, proporcionando al menos 10-12 horas de luz. Las luces artificiales deben apagarse durante la noche para dejar un período de oscuridad de 8 horas como mínimo. La iluminación artificial blanca, preferiblemente de espectro amplio o completo (incluidos los rayos UV), debe proporcionar al menos 50 lux a la altura de los animales (Ruis & van der Bord 2017).
  • Ruido
    • Asegúrese de que los perros y cachorros no estén expuestos a ruidos excesivos o continuos (incluidos los de alta frecuencia y ultrasonidos).
      • Los recintos deben construirse, diseñarse y disponerse de forma que se reduzcan los niveles de ladridos. Los perros deben experimentar una interacción positiva predecible con los humanos y enriquecimiento para reducir frustración por la ventilación en un entorno de perrera.
    • Garantizar que los perros y los cachorros tengan una ventilación adecuada para mantener la zona libre de olores nocivos y humedad y reducir el riesgo de bronquitis infecciosa («tos de las perreras»).
      • Las perras con sus cachorros deben estar libres de corrientes de aire.
  • Temperatura:Los perros toleran una amplia gama de temperaturas ambiente. Los cachorros necesitan temperaturas ambiente más elevadas hasta que puedan termorregularse de forma eficaz e independiente.
    • [General]
      • Asegúrese de que los perros y cachorros tengan acceso a un gradiente de temperatura para que puedan elegir zonas más frescas o más cálidas en función de sus necesidades.
        • Comprobar que los perros y cachorros no pasen demasiado calor ni demasiado frío. Si los perros o cachorros muestran signos de intolerancia al calor o al frío, deben tomarse medidas para garantizar la protección de su bienestar.
      • Compruebe periódicamente la temperatura ambiente para asegurarse de que se mantienen los intervalos de temperatura requeridos:
        • Las temperaturas deben registrarse diariamente, utilizando un termómetro de máximas/mínimas, [perros adultos] colocado a la altura del perro y situado lo más cerca posible de la zona principal de descanso.
        • Asegúrese de que la temperatura interior de los perros adultos oscila entre 10 y 26oC.
          • El intervalo óptimo oscila entre 15 y 21oC (van der Leij 2009).
          • Los perros braquicéfalos y aquellos con pelajes extremos requieren un manejo cuidadoso, ya que tienen una tolerancia térmica muy diferente (Jordan et al 2016).
    • [Perras y Cachorros]
      • Asegúrese de que la zona de parto se mantiene entre 22 y 28oC.
        • Los cachorros recién nacidos necesitan una temperatura ambiente más alta durante los 10 primeros días tras el nacimiento, ya que no son capaces de termorregularse de forma independiente.
        • Asegúrese de que la zona y los cachorros no se sobrecalientan. Las fuentes de calor adicionales deben utilizarse de forma segura: no deben suponer un riesgo de quemadura o incendio para los perros o cachorros ni para su alojamiento. La hembra debe poder alejarse de la fuente de calor a una zona más fresca si así lo desea.
  • Alojamiento: El tipo, la calidad (qué incluye el espacio y si facilita la realización de comportamientos naturales) y el tamaño del espacio que se proporciona a los perros son importantes para su buen bienestar
    • Tipo de alojamiento
      • Lo ideal es que los perros y sus cachorros vivan en el hogar de su dueño para que se familiaricen y se sientan cómodos con el entorno doméstico y las actividades humanas.
        • Los perros alojados en un hogar deben tener libre acceso a más de una habitación que supere el espacio mínimo permitido para perros (anexo 1), además de acceso a una zona exterior para hacer ejercicio. Los perros no deben estar confinados en una jaula o perrera de interior, salvo durante breves periodos de tiempo por motivos de salud y por recomendación veterinaria.
      • Los perros alojados en una perrera deben tener acceso continuo a un recinto que incluya una zona interior para dormir y un corral contiguo o un espacio exterior seguro que cumpla y, preferiblemente, supere el espacio mínimo autorizado para perros (anexo 1).
        • El tamaño del recinto debe aumentar en relación con el número y el tamaño de los perros alojados en él (anexo 1). El diseño del recinto debe permitir a los perros retirarse de los acontecimientos que les resulten alarmantes en la parte delantera de la perrera. Deben evitarse los recintos pequeños o poco profundos, ya que no permiten este importante comportamiento de adaptación; los recintos no deben medir menos de 2 m en cualquier dirección.
        • Los criadores deben facilitar un plano detallado en el que se indique claramente la disposición y las dimensiones de los alojamientos de los animales.
  • Seguridad: Asegúrese de que todas las zonas, equipos, mobiliario y aparatos a los que tienen acceso los perros y cachorros tengan acceso sean seguros; presenten riesgos mínimos de lesiones, enfermedad y fuga
    • Garantizar que todos los alojamientos y zonas de ejercicio estén construidos con materiales robustos, seguros, duraderos e impermeables y que se mantengan en buen estado de conservación.
    • Garantizar que todas las superficies internas no sean tóxicas para los perros.
    • Garantizar que todas las superficies, equipos y mobiliario puedan desinfectarse cuando sea necesario.
    • Garantizar que las superficies del suelo sean sólidas; no deben utilizarse suelos de rejilla o malla metálica.
  • Idealmente:
    • Proporcionar a los perros espacios de alojamiento amplios y complejos que les permitan elegir dónde y cuándo pasan el tiempo.
      • El espacio debe estar bien diseñado desde la perspectiva del perro y dotado de enriquecimiento adicional (sección 5.4). Los perros deben poder moverse libre y cómodamente en su entorno, sin la competencia de otros perros.

5.3 Buena salud

Los perros y cachorros deben recibir un buen trato en todas las circunstancias por parte de cuidadores que promuevan las buenas relaciones entre humanos y animales, centrando sus interacciones en la perspectiva del perro o cachorro.

Los criadores deben:

  • Manipulación
    • Manipular a todos los perros y cachorros con compasión (Brooke 2019) y adecuadamente (Yin 2011); los métodos de manipulación deben estar centrados en el bienestar y no deben causar sufrimiento: dolor, lesiones, miedo o angustia, ni suponer un mayor riesgo de enfermedad:
      • Nunca deben utilizarse métodos de adiestramiento aversivos con perros y cachorros.9 No deben utilizarse collares de descarga eléctrica. No deben utilizarse vallas eléctricas.
      • A los perros se les debe colocar correctamente un collar plano, un arnés o un collar de cabeza adecuados y se les debe pasear con ellos. Los collares de cabeza no deben utilizarse en cachorros, y sólo en perros adultos, además de collares planos o arneses adecuados. Las correas deslizantes no deben utilizarse de forma rutinaria, y sólo cuando estén provistas de un «tope» para evitar que la correa quede lo suficientemente tensa como para restringir las vías respiratorias del perro.
      • Las personas que cuidan de los perros deben proporcionarles interacciones positivas, coherentes y predecibles, adecuadas a sus necesidades.
      • Los perros no deben ser forzados a interactuar con una persona, deben tener control sobre las interacciones y ser capaces de evitar a las personas si así lo desean.
    • Realice las tareas de zootecnia perturbando lo menos posible a los perros y cachorros.
  • Inspección de perros y cachorros
    • Observar a los perros y cachorros regularmente a lo largo del día y tan a menudo como sea necesario para proteger su bienestar.
      • Observe a los animales para detectar signos de comportamiento anormal, mala salud, lesiones, dolor o sufrimiento. Hay que tratar cualquier anomalía y seguir los consejos de un veterinario o de un especialista certificado en comportamiento animal.
      • Familiarizarse con los signos normales del parto10. Si la perra parece angustiada y el parto no progresa con normalidad, debe solicitarse rápidamente el asesoramiento de un veterinario. Los criadores deben comprobar que se han expulsado todas las placentas.
      • Revisar a las perras al principio y al final de la jornada laboral y con frecuencia durante la misma, al menos cada 4 horas durante el día. No deje solas a las perras ni a los cachorros durante más de 8 horas por la noche. Las perras preñadas que vayan a parir, las que estén pariendo, las lactantes y los cachorros que aún no hayan sido destetados deben ser controlados con mayor frecuencia. Los criadores deben encontrar un equilibrio entre demasiada interferencia y la imposibilidad de identificar cuándo la perra y sus cachorros están angustiados. Pueden utilizarse cámaras de vídeo para observar a distancia a las perras durante el parto.
      • Controlar a los cachorros poco después del nacimiento (si la perra lo permite). Anote el número de identificación de la perra (microchip) y la hora de nacimiento de cada cachorro; anote el sexo, el peso, el color y la identificación de cada cachorro tan pronto como sea posible. Las perras pueden volverse protectoras con los cachorros en el momento del parto, lo que puede provocar agresiones. Hay que tener cuidado al acercarse y manipular a los cachorros y mantener alejados a otros animales.
      • Vigile de cerca a las hembras para detectar signos de eclampsia (aparición repentina de debilidad, temblores, colapso o convulsiones causadas por niveles bajos de calcio durante la lactancia). o Compruebe periódicamente la presencia de ecto- y endo-parásitos en perros y cachorros y mantenga a los animales limpios y cómodos. Los perros requieren un aseo regular (cepillado, corte de uñas, limpieza de ojos, orejas, nariz y dientes).
  • Mutilaciones quirúrgicas: No están permitidas las mutilaciones quirúrgicas11 de perros y cachorros, incluidos el descortezado, el corte de cola y el corte de orejas. Sólo se permite si se considera necesario y lo certifica por escrito un veterinario con fines médicos (FECAVA 2004).
    • Atención veterinaria: Asegurarse de que los perros y cachorros están bajo el cuidado de un veterinario12 y siguen un plan sanitario acordado.
      • Registrar a los perros y cachorros en un veterinario y asegurarse de que se conocen de antemano los datos de contacto del veterinario y sus servicios fuera del horario laboral.
      • Seguir un plan de salud veterinaria completo y acordado, que incluya vacunaciones periódicas, un tratamiento adecuado de los parásitos internos y externos y exámenes clínicos realizados por un veterinario. El plan de salud veterinaria debe tener en cuenta la idoneidad del individuo para la cría (véanse las páginas 8 – 9), y debe ser revisado anualmente, idealmente por un veterinario independiente.
    • Perros adultos
      • Los perros deben ser examinados por un veterinario al menos una vez al año. Lo ideal es que los perros utilizados para la reproducción sean examinados por un veterinario con mayor frecuencia, al menos dos veces al año y antes del apareamiento.
      • Asegúrese de que los perros son vacunados rutinariamente por un veterinario y lleve un registro de vacunación certificado y actualizado en el que se detallen las vacunas esenciales (y no esenciales) que se han administrado. Las vacunas homeopáticas no son una alternativa aceptable.
    • Perras y cachorros
      • Tratar a las perras y los cachorros contra los parásitos internos y externos a una edad y con un intervalo adecuados, y con una medicación apropiada según las indicaciones de un veterinario. Deben seguirse cuidadosamente las recomendaciones del veterinario en cuanto al tipo de medicamento, la dosis, la vía de administración y los intervalos entre tratamientos, ya que un tratamiento inadecuado puede ser perjudicial para los cachorros. Sólo deben utilizarse productos autorizados.
      • Los cachorros deben ser examinados por un veterinario antes de la venta o del traslado a casa, o antes si la hembra o los cachorros muestran signos de enfermedad. El estado de salud y bienestar de cada animal debe ser certificado por escrito por un veterinario antes de la entrega, identificando al animal por su número de microchip. debe ser certificado por escrito por un veterinario antes de la entrega, identificando al animal por su número de microchip.
      • Los cachorros deben ser vacunados por un veterinario.
      • Poner un microchip y registrar a los cachorros con los datos del criador antes de entregarlos al hogar, como forma permanente de identificación y para apoyar la trazabilidad. El microchip debe ser colocado por un veterinario o una persona certificada, y el transpondedor debe cumplir las normas ISO 11784 y 11785. Lo ideal es que el microchip se realice antes de la vacunación primaria para garantizar una identificación precisa del individuo.
      • Si existe algún motivo de preocupación sobre el estado físico y mental del animal, solicite y siga inmediatamente los consejos del veterinario.
      • Los tratamientos deben seguirse y completarse según las indicaciones del veterinario.
      • La medicación debe estar autorizada para cada perro o cachorro por un veterinario. o Debe llevarse un registro del tratamiento de cada perro o cachorro.
      • Utilice los medicamentos de forma responsable y segura.
      • Utilizar los medicamentos de acuerdo con las instrucciones del veterinario o del fabricante.
    • Eutanasia (cuando no sean medicamentos prescritos)
      • Almacenar los medicamentos de forma segura y a la temperatura adecuada.
      • Elimine los medicamentos de forma segura, de acuerdo con el fabricante o el veterinario.
      • Practique la eutanasia a los animales únicamente por motivos de bienestar y cuando lo considere necesario un veterinario.
      • No debe practicarse la eutanasia a los cachorros sólo porque no cumplan un estándar de raza prescrito, o porque tengan un defecto de conformación que no afecte a su bienestar, o cuando el defecto pueda corregirse sin comprometer el bienestar, según aconseje un veterinario.
      • Es inaceptable practicar la eutanasia a perros y cachorros porque no se pueden vender. El propietario/criador siempre debe intentar realojar a los perros de cría retirados y a los cachorros no vendidos con propietarios competentes.
      • Los perros de cría retirados no deben ser sacrificados sólo porque ya no puedan cumplir su función como perros de cría.
      • La eutanasia debe realizarse de forma humanitaria y sólo por un veterinario.
      • Lleve un registro de la eutanasia de cada animal que incluya el motivo de la eutanasia, la fecha y el nombre del veterinario que la practicó.
    • Limpieza e higiene: La necesidad de mantener a los perros y cachorros en entornos limpios e higiénicos debe equilibrarse con la necesidad de los perros de sentirse seguros en su entorno. Los perros depositan su olor a través de la orina, las heces y las secreciones del saco anal, creando un perfil olfativo único que les ayuda a sentirse seguros y protegidos. Un exceso de limpieza (limpieza frecuente con desinfectantes o productos de olor fuerte) eliminará o enmascarará estos importantes olores del entorno de los perros.
      • Asegurarse de que se mantienen unas buenas normas de higiene en los alojamientos para perros y cachorros.
        • Inspeccionar diariamente los alojamientos de perros y cachorros, así como el mobiliario, la ropa de cama o el equipo en su interior.
        • Mantenga los alojamientos y el mobiliario, la ropa de cama o el equipo limpios, secos y libres de parásitos.
        • libres de parásitos. Limpie las zonas sucias y la ropa de cama sólo cuando sea necesario en el alojamiento del parto; es importante mantener el perfil olfativo de la perra y evitar molestias innecesarias.
        • Lave, limpie y desinfecte la ropa de cama y los juguetes cuando sea necesario y por turnos.
        • Realizar una limpieza diaria eficaz; la orina y las heces deben eliminarse al menos dos veces al día, y los suelos deben secarse después de la limpieza.
        • Se debe retirar a los perros de su recinto mientras se limpia en húmedo (por ejemplo, con una manguera eléctrica) o se desinfecta.
      • Limpie y desinfecte a fondo los alojamientos y cualquier equipo, cajas de parto, mobiliario o artículos de enriquecimiento, entre perros diferentes.
      • Limpie diariamente los recipientes de comida y bebida y desinféctelos semanalmente.
      • Mantener las zonas de preparación de alimentos limpias y libres de suciedad y polvo.
      • Adoptar medidas que reduzcan al mínimo los riesgos de roedores, insectos y otras plagas.
      • Utilice de forma segura los productos de limpieza y desinfección.
        • Utilice productos que no sean tóxicos para los perros ni para el medio ambiente.
        • Evite utilizar productos de limpieza que contengan cloruro de benzalconio, ya que las concentraciones elevadas son tóxicas para los perros.
        • Permitir el acceso de los perros a las zonas limpiadas sólo cuando estén completamente secas. o Almacenar y eliminar los productos de limpieza de forma segura, lejos de los perros.
      • Deben proporcionarse instalaciones para la recogida, el almacenamiento y la eliminación adecuados de los residuos. Deben tomarse medidas especiales para la manipulación de residuos peligrosos de acuerdo con la legislación de cada país.
    • Instalaciones de aislamiento:Garantizar que se dispone de instalaciones de aislamiento adecuadas y autónomas para el cuidado de los animales enfermos, heridos o potencialmente infecciosos (incluida la cuarentena de los animales recién llegados), heridos o potencialmente infecciosos (incluida la cuarentena de los nuevos animales que lleguen).
      • En el caso de animales muy enfermos, un veterinario puede proporcionar instalaciones de aislamiento de corta duración fuera del centro (el veterinario debe poder proporcionar atención veterinaria las 24 horas del día).
      • Coloque las instalaciones de aislamiento a una distancia mínima de 5 m de otros perros para reducir el riesgo de transmisión de la infección por el aire entre los perros aislados y los sanos.
      • Garantizar que los perros y cachorros aislados cumplen los requisitos de alojamiento y cuidados descritos en otras secciones de la guía para proteger su bienestar.
      • Garantizar que se utilicen recipientes separados para el pienso y el agua, la cama, los utensilios de limpieza y los productos de limpieza para los animales aislados.
      • Seguir buenas prácticas de higiene y bioseguridad:
      • Cuando proceda, utilice ropa y equipos de protección para uso exclusivo en la instalación de aislamiento.
      • Disponga de un cuidador separado para los perros aislados o atienda a los perros en aislamiento después de que todos los demás perros hayan sido atendidos.
        • Lávese las manos y utilice un desinfectante adecuado después de salir del aislamiento y antes de manipular a otros perros.
        • Limpiar y desinfectar completamente el aislamiento y el equipo una vez que se abandone.
      • Planificar una cuarentena adecuada cuando se introduzcan nuevos perros. Se debe solicitar asesoramiento veterinario sobre los planes de cuarentena.
      • Garantizar que los perros importados del extranjero se sometan a las pruebas sanitarias adecuadas por parte de un veterinario y que se conozcan los resultados antes de introducirlos con otros perros.
    • Planes de emergencia
      • Tenga siempre a mano y en buen estado un botiquín de primeros auxilios adecuado para perros y cachorros. Debe consultarse a un veterinario sobre el contenido del botiquín.
      • Disponga de un plan de evacuación de emergencia y de contingencias práctico y utilizable que pueda proteger y acomodar a todos los perros y cachorros, y a las personas que los cuidan.

5.4 Comportamiento adecuado

Un entorno enriquecido aumenta las oportunidades de que los perros y cachorros realicen comportamientos típicos de su especie (incluidas las interacciones sociales con otros perros y con los humanos) y les ayuda a controlar su entorno, optimizando su estado físico y mental (Prescott et al 2004; Heath & Wilson 2014).

Los criadores deben:

Satisfagan las necesidades ambientales de los perros

  • Proporcionar a los perros y cachorros un entorno enriquecido que satisfaga sus necesidades.
    • Un programa de enriquecimiento debe exponer claramente cómo satisface las necesidades de comportamiento de perros y cachorros. El enriquecimiento para perros y cachorros debe proporcionarse en recintos interiores y exteriores.
    • El enriquecimiento debe suponer un riesgo mínimo de lesión o enfermedad para perros y cachorros. o La eficacia y seguridad del enriquecimiento debe evaluarse periódicamente.

Los criadores están obligados a proporcionar a los perros y cachorros:

  • Un lugar seguro: para que los perros descansen y se retiren donde se sientan cómodos, seguros y protegidos.
    • Cada perro debe disponer de un lugar cómodo y privado donde retirarse fuera de la vista de los perros vecinos o de las personas si así lo desea:
      • Proporcione a los perros alojados en perreras una plataforma elevada para que puedan esconderse debajo y un lugar elevado al que puedan subirse para ver a los perros vecinos y a las personas que se encuentran fuera de la perrera. El doble uso de las plataformas elevadas da a los perros una sensación de previsibilidad y control sobre las actividades humanas en su entorno más amplio. Coloque material de cama cómodo debajo de la plataforma y asegúrese de que las plataformas sean grandes y resistentes, y estables para alojar cómodamente a más de un perro. Las plataformas pueden ser utilizadas por las perras lactantes para descansar de sus cachorros.
      • Una jaula para perros también puede proporcionar una zona de retiro y un punto de observación elevado. Los perros no deben alojarse permanentemente en una jaula. La jaula debe ser resistente y lo bastante grande para que cada perro pueda estar de pie, darse la vuelta y tumbarse. Debe contener ropa de cama cómoda.
  • Ejercicio: Las oportunidades adicionales de ejercicio diario son importantes para que los perros realicen el comportamiento locomotor típico de la especie (Hubrecht et al 1992), exploren e interactúen con las personas. Proporcione a los perros, con excepción de las hembras parturientas y los cachorros de menos de 6 semanas de edad, oportunidades diarias de ejercicio supervisado al aire libre fuera de su recinto durante al menos 30 minutos, dos veces al día.
    • Los perros deben tener la oportunidad de correr libremente.
      • Las zonas de ejercicio deben estar equipadas con elementos de enriquecimiento adicionales, como juguetes, piscinas infantiles, equipos de agilidad y plataformas elevadas para estimular diferentes tipos de actividad, incluido el juego. Los cuidadores deben interactuar positivamente con los perros durante el ejercicio mediante el juego y el adiestramiento basado en recompensas (véase más adelante). Para algunos perros, el contacto físico (por ejemplo, mediante caricias) con las personas es tan importante como la actividad. No se debe obligar a los perros a estar activos si no lo desean.
      • Los recintos exteriores deben disponer de zonas cubiertas y resguardadas para protegerlos de las condiciones meteorológicas extremas.
      • Los perros que no puedan hacer ejercicio por recomendación veterinaria deben disponer de un enriquecimiento adicional.
  • Interacción social positiva, constante y predecible entre humanos y perros (sobre la que los perros tienen control) Los perros que han sido socializados con personas se relacionan e interactúan fácilmente con ellas (Hubrecht 2002) y parecen valorar la compañía humana (Wells 2004). La interacción social positiva entre humanos y perros es gratificante para los perros y constituye una forma importante de enriquecimiento apropiado para la especie (Feuerbacher & Wynne 2015).
    • Asegúrese de que todas las interacciones con los perros sean positivas, predecibles y no causen alarma. Las interacciones con las personas se producen con frecuencia a lo largo del día, cuando se realizan las tareas domésticas (por ejemplo, la alimentación y la limpieza). Estas actividades brindan importantes oportunidades de interacción amable y compasiva con los perros y no deben pasarse por alto.
    • Proporcione a los perros oportunidades diarias adicionales de interacción con las personas (fuera de las tareas normales de cuidado). Estas interacciones pueden planificarse en torno al ejercicio diario.
    • No fuerce a los perros a interactuar; deben poder alejarse de las personas si así lo deciden.
    • Los perros deben adiestrarse mediante técnicas de refuerzo positivo13 , para facilitar un manejo seguro y fácil. El adiestramiento con refuerzo positivo puede proporcionar importantes oportunidades para la resolución de problemas y dar a los perros una sensación de control.
    • Todos los perros deben ser adiestrados para caminar con correa, venir cuando se les llama, sentarse y quedarse quietos cuando se les pide, y aceptar un examen físico.
    • El adiestramiento debe llevarse a cabo a lo largo de toda la vida del perro; los criadores deben preparar a los perros para su jubilación y/o su adopción una vez finalizada su vida de cría; los planes de adiestramiento deben reflejar los preparativos para la transición de los perros a nuevos hogares.
    • Los cachorros deben recibir un trato regular, constante y positivo por parte de los humanos desde una edad temprana (véase la sección: experiencia temprana y socialización).
  •  Alimentación
    • Proporcionar a los perros y cachorros comederos rompecabezas y ofrecerles diferentes presentaciones de alimentos (por ejemplo, croquetas secas esparcidas) fomenta activamente la exploración y el comportamiento de resolución de problemas. Hay que tener cuidado de reducir la competencia y la agresividad alimentaria entre los perros.
  • Juguetes
    • Los perros y los cachorros se habitúan rápidamente a los juguetes; el uso de juguetes en rotación y en combinación con sesiones de juego interactivo con personas ayudará a mantener su interés.
    • Los juguetes deben ser seguros, es decir, no tóxicos e indestructibles; deben ser del tamaño adecuado para evitar lesiones (sobre todo en los cachorros) y deben revisarse al menos a diario para garantizar su seguridad.
    • Proporcione a los perros y cachorros juguetes diseñados específicamente para fomentar la masticación; deben revisarse con regularidad para reducir el riesgo de asfixia.
  • Interacción social con otros perros. Los perros son animales sociales; en libertad, se reúnen en grupos sociales y suelen establecer relaciones estables con otros individuos (MacDonald y Carr, 2017). Los perros necesitan y valoran la compañía de otros perros y pueden sufrir cuando están solos en una perrera (Taylor & Mills 2007). Los perros compatibles se muestran afectuosos entre sí: se saludan amistosamente, pasan tiempo en estrecho contacto, descansan juntos, se limpian14 y juegan entre sí. Estos comportamientos amistosos ayudan a los perros a amortiguar los efectos negativos de los acontecimientos estresantes y es probable que estén asociados a estados de bienestar positivos.
  • Los perros cuyo comportamiento no sea compatible con el de otros perros (por ejemplo, temerosos o agresivos hacia otros perros) no deben utilizarse para la cría y deben ser retirados.
    • Evite alojar a los perros solos en perreras, salvo durante breves periodos por recomendación veterinaria o cuando las hembras estén pariendo y criando cachorros recién nacidos.
    • La reintroducción de perros en un grupo tras un periodo de separación debe hacerse con cuidado y los perros deben ser observados atentamente para detectar signos de agresividad, miedo y estrés.
  • Proporcionar a los perros compañía; los perros alojados en perreras deben estar juntos en parejas compatibles y estables o en pequeños grupos.
    • Los perros deben tener oportunidades de interacción social con otros perros, lo que puede facilitarse durante el ejercicio o los paseos con sus dueños.
    • Los perros alojados juntos deben disponer de espacio y recursos suficientes para evitar la competencia. o Garantizar que los compañeros puedan descansar o dormir cómodamente juntos y separados si así lo desean.
    • Debe vigilarse cuidadosamente la compatibilidad de los perros. Los perros deben ser observados cuidadosamente para detectar agresiones durante la alimentación. No se debe poner bozal a los perros para facilitar su alojamiento en grupo o por parejas o su ejercicio.
  • Tratar rápidamente los problemas de comportamiento
  • Busque y siga los consejos de un veterinario especialista en comportamiento certificado o de un especialista en comportamiento animal aplicado para tratar con prontitud cualquier problema de comportamiento que pueda surgir.
  • Embarazo y parto El comportamiento de las perras suele cambiar muy poco durante el embarazo, hasta un par de semanas antes del parto, cuando pueden volverse más tranquilas y empezar a buscar zonas cómodas y tranquilas para parir.
  • Proporcione a las perras una zona tranquila y segura, alejada de otros animales, para parir.
    • Las perras deben ser introducidas en el alojamiento y la cama de parto entre 7 y 10 días antes de que vayan a parir15, y deben ser trasladadas a la cama de parto una vez que muestren signos de parto. Las perras deben ser accesibles a los criadores para que se les pueda prestar asistencia en caso de emergencia.
  • Proporcionar a las perras una cama de parto, con los lados lo suficientemente altos para evitar que los cachorros se caigan, y lo suficientemente grande para acomodarla estirada mientras amamanta a sus cachorros; la cama debe tener lados que impidan que los cachorros recién nacidos sean aplastados por la perra; debe ser impermeable y fácil de limpiar. Debe proporcionarse ropa de cama suave y absorbente para garantizar la comodidad de la perra y los cachorros.
    • Asegurarse de que el alojamiento para el parto contiene todos los recursos ambientales que la perra necesita hasta que los cachorros sean llevados a casa.
    • Proporcionar a las perras oportunidades regulares a lo largo del día para hacer sus necesidades lejos de los cachorros.
    • Las perras necesitarán un respiro de sus cachorros a medida que crezcan y se vuelvan más móviles; una vez que los cachorros trepen fácilmente fuera de la cama de parto y si la perra está contenta de hacerlo, puede ejercitarse durante periodos por su cuenta.
    • Mantenga a otros animales alejados de la perra y sus cachorros durante las dos primeras semanas de vida. Las camadas de cachorros de perras diferentes no deben alojarse juntas, a menos que las perras ya estén alojadas en grupos sociales compatibles.
  • Experiencia temprana: habituación y socialización

Para que los cachorros se conviertan en mascotas felices y seguras de sí mismas, deben tener experiencias positivas, frecuentes y variadas con personas, otros animales y el entorno doméstico desde una edad temprana.

  • Los cachorros son especialmente sensibles a este tipo de experiencias cuando son muy jóvenes (entre 3 y 14 semanas). Sin el tipo adecuado de experiencias durante este periodo tan sensible, es posible que los cachorros nunca se sientan plenamente cómodos viviendo como perros de compañía. Es de vital importancia que los criadores asuman la responsabilidad de moldear positivamente la experiencia temprana de los cachorros para prepararlos para la vida en un entorno doméstico.

Para una orientación detallada, lea: Guía complementaria para criadores responsables: Socialización temprana y habituación de los cachorros (LINK).

 

  • No se debe separar permanentemente a los cachorros de la madre antes de que estén completamente destetados y no antes de que tengan 8 semanas de edad, a menos que un veterinario lo considere necesario. o Los cachorros pueden sufrir cuando se les desteta y se les separa de la madre y de sus compañeros de camada demasiado pronto; se pierden experiencias importantes que moldean positivamente su capacidad para enfrentarse a nuevas experiencias más adelante en la vida y les predispone al -desarrollo de trastornos del comportamiento.
    • Disponga de un plan de socialización y habituación16 y dedique tiempo adicional para asegurarse de que los cachorros están expuestos a las experiencias adecuadas desde el principio.
      • El plan debe adecuarse a la edad del cachorro, a la fase de desarrollo de su comportamiento y a sus necesidades individuales.
    • Utilizar medidas adecuadas de control de infecciones al introducir a los cachorros en nuevas experiencias (véase la sección 5.3).
    • Asegurarse de que la perra y sus cachorros pueden hacer frente a las interacciones.
    • Debe establecerse una relación positiva y de confianza con la perra antes del parto, ya que esto facilitará la socialización y habituación de los cachorros jóvenes a las personas y al hogar.
    • Los cachorros pueden sentirse abrumados cuando se les expone a demasiadas cosas con demasiada rapidez. La respuesta conductual del cachorro debe guiar las interacciones. Empiece despacio y permita gradualmente que los cachorros interactúen a su propio ritmo.
  • Solicite asesoramiento veterinario sobre las consideraciones relativas al bienestar y la conveniencia de criar a los cachorros a mano.
    • Los cachorros no deben criarse a mano a menos que se considere necesario, por ejemplo, si la madre no se encuentra bien o no puede amamantar.
    • La falta de oportunidades para el aprendizaje social de sus hermanos o de su madre aumenta el riesgo de que los cachorros desarrollen problemas de comportamiento en etapas posteriores de su vida (por ejemplo, agresividad, miedo, ansiedad), que demuestran una menor capacidad para enfrentarse a entornos desconocidos. La experiencia temprana de estos cachorros debe planificarse cuidadosamente para ayudar a paliar este déficit.
    • Los cachorros deben permanecer con otros cachorros de su camada o con cachorros de edad similar.
  • Manipule a los cachorros de forma regular y adecuada para habituarlos a diferentes tipos de manipulación y socializarlos con las personas.
      • Al principio, manipule a cada cachorro con suavidad durante breves periodos de tiempo, aumentando gradualmente la duración y el tipo de manipulación a medida que el cachorro envejece. Los cachorros pueden ser manipulados diariamente a partir de los 3 días de edad; la duración de las manipulaciones debe ser breve (< 1 minuto) y frecuente (x 2 al día). La manipulación debe incluir caricias en las zonas preferidas alrededor de la cabeza y a lo largo de la espalda hasta la punta de la cola. Estas interacciones positivas deben intercalarse con el levantamiento del cachorro y el examen de sus ojos, orejas, patas y parte inferior de la cola, que son los tipos de manipulación fundamentales para proporcionar un buen cuidado del animal en el futuro. La manipulación no debe prolongarse si el cachorro está angustiado.
      • A partir de las 3 semanas de edad, los cachorros deben ser manipulados regularmente y se debe jugar con ellos con diferentes personas, incluidos adultos y niños. Debe pedirse asesoramiento veterinario sobre las medidas de bioseguridad apropiadas que deben seguir las nuevas personas que entren en la instalación durante este tiempo. A título orientativo, las interacciones deben aumentar en frecuencia y duración a medida que el cachorro envejece (por ejemplo, 4 veces al día) y durar hasta 30 minutos. Esta socialización se suma a los tipos de interacción humana que se producen en torno a las actividades normales de cría (por ejemplo, la limpieza y la alimentación); estas actividades representan importantes oportunidades de aprendizaje para los cachorros, y también deben ser positivas.
  • Habituar gradualmente a los cachorros a diferentes texturas, sonidos y vistas que puedan encontrar en los hogares (por ejemplo, electrodomésticos, televisores, lavadoras y diferentes superficies sobre las que caminar).
    • A partir de las 3 semanas de edad, los cachorros deben estar expuestos a estos diferentes tipos de experiencias durante breves periodos de tiempo a diario, y en diferentes lugares del hogar o del establecimiento de cría para que no se apeguen a un lugar (por ejemplo, la zona de parto o la perrera).
    • Combinar estas experiencias con recompensas como comida, caricias y juegos ayudará a los cachorros a formar asociaciones positivas.
  • Proporcione a los cachorros acceso regular a diferentes tipos de suelos y superficies para caminar, de modo que no desarrollen preferencias o aversiones fuertes que interfieran con el uso del retrete fuera de casa.
    • El adiestramiento para ir al baño debe comenzar antes de que los cachorros tengan 8 semanas de edad.
    • Los cachorros de más de 6 semanas de edad deben tener acceso diario a zonas de ejercicio al aire libre, seguras y protegidas, durante al menos 30 minutos al día, excepto en condiciones meteorológicas adversas o si el veterinario aconseja lo contrario.
    • Presente cuidadosamente a los cachorros a otros perros adultos y a otros animales (por ejemplo, gatos) si comparten el mismo hogar.
    • Supervise a los cachorros durante las interacciones con animales amistosos, sanos y vacunados del mismo hogar. Los cachorros deben ser presentados a perros adultos vacunados y sanos, además de a la perra.
  • Preparar a los cachorros para la separación de la perra y sus compañeros de camada antes de llevarlos a casa
    • Los cachorros de más de 6 semanas de edad deben experimentar breves periodos de separación de la perra y sus compañeros de camada. La duración de la separación debe aumentarse gradualmente antes del regreso a casa. No se debe dejar a los cachorros solos; este periodo de separación debe pasarse interactuando positivamente con una persona, mediante la alimentación o el juego, para que formen asociaciones positivas con el hecho de estar lejos de su camada.
  • Utilice una tabla de socialización17 para orientar y controlar qué hacer y cuándo, de modo que los cachorros se socialicen adecuadamente.

6. Fin de la vida reproductiva

Los criadores deben:

  • Responsabilizarse de por vida del cuidado de los cachorros que no se vendan, y de las perras y perros sementales que ya no se utilicen para la cría o entregarlos a un propietario responsable.
  • Los criadores deben asegurarse de que las perras y sementales retirados no puedan utilizarse para la cría y de que figuren como no reproductores en el registro pertinente del Kennel Club. Debe establecerse un contrato por escrito con el nuevo propietario en el que se estipule que el perro no debe utilizarse para la cría.
  • La decisión de practicar la eutanasia a un perro o cachorro debe tomarse bajo la dirección de un veterinario y sólo por razones de salud o comportamiento, cuando la calidad de vida del animal se considere mala y no pueda mejorarse mediante tratamiento veterinario o intervención conductual.

7. Mantenimiento de registros

Los criadores están obligados a:

    • Mantener registros precisos y completos de perros y cachorros. Los registros deben proporcionar una relación completa de la historia de la vida del perro o cachorro con el criador, e incluir: Datos del propietario/criador
      • Número de registro único
      • Nombre y dirección del lugar donde se guardan los perros o cachorros.
      • Nombre y dirección del propietario, si es distinto del criador.
    • Datos del animal
      • Nombre y fecha de nacimiento.
        • Número de identificación permanente: los perros deben estar identificados de forma permanente mediante un microchip; deben registrarse tanto el número de microchip como la fecha de implantación.
        • Los perros y cachorros deben estar registrados a nombre del criador en la base de datos nacional de microchips.
    • Raza (o cruce de razas conocido) cuando proceda.
      • Idealmente:
      • Proporcionar a los perros y cachorros un entorno enriquecido que les permita elegir y controlar qué y cuándo hacen las cosas.
      • Preparar plenamente a los cachorros para que se desenvuelvan como animales de compañía en un hogar humano socializándolos activamente con muchas personas diferentes y habituándolos a todos los tipos de experiencias que encontrarán en el hogar y sus alrededores.
    • Sexo, color y otras marcas distintivas.
      • Si los perros están inscritos en una asociación de raza, también deben registrarse estos números. o Fecha de adquisición (cuando proceda).
      • Peso corporal.
      • Fecha y motivo de la muerte (si no se ha practicado la eutanasia).
    • Detalles del tratamiento veterinario
      • Todos los tratamientos veterinarios, incluidos los exámenes clínicos periódicos, la vacunación, la desparasitación y el tratamiento antipulgas, cualquier otro tratamiento de rutina o de urgencia recibido, cualquier intervención quirúrgica para corregir conformaciones exageradas, la fecha y el motivo de la eutanasia y el nombre del veterinario que la practicó.
  • Información sobre la cría
    • Resultados de todas las pruebas realizadas para detectar trastornos hereditarios y fechas de las pruebas. o Detalles de los animales apareados (como arriba). o Fechas de apareamiento y resultado.
    • Fecha y hora del parto.
    • Número de cachorros nacidos, sexo, color, marcas distintivas, peso y otros hechos significativos, identificación. Información sobre la cría
    • Fecha y edad del destete.
    • Descripción de las primeras condiciones de cría y del proceso de socialización. Detallar los períodos de aislamiento de la madre y los hermanos y las razones del aislamiento (enfermedad, lesión, tratamiento, etc.).
  • Datos de adopción/venta
    • Identificación del perro/cachorro
    • Fecha de salida y edad del perro/cachorro.
    • Nombre y datos de contacto del nuevo propietario.
    • Los criadores/nuevos propietarios deben asegurarse de que el número de microchip de los cachorros esté registrado a nombre de sus nuevos propietarios, tal como exige la legislación nacional.
  • Los criadores con licencia, que cuidan de varios perros, deben llevar registros de:
    • Todos los cuidados y la cría proporcionados.
    • Todos los controles diarios de los animales.
    • El peso corporal y la puntuación de la condición corporal de los perros y cachorros, mensualmente en el caso de los perros y semanalmente en el caso de los cachorros (el peso corporal debe cotejarse con los registros veterinarios anuales de cada perro/cachorro). o Las fechas de celo de cada perra.
    • Perros sementales: número de perras visitantes o visitadas, número de apareamientos, número de embarazos con éxito.
    • Cuando los perros estén en régimen de reproducción, se registrarán los datos de los mismos y su paradero.
    • El número de perras de cría y perros sementales que se retiran, su identificación y destino tras la retirada (incluida la fecha de realojamiento y los datos del nuevo propietario).
    • Detalles de cualquier caso de aislamiento y el régimen de gestión aplicado.
    • Deberá registrarse información específica sobre los perros procedentes del extranjero, de conformidad con la legislación zoosanitaria (por ejemplo, análisis de sangre y vacunaciones obligatorias).

Todos los criadores deben revisar periódicamente sus registros para fundamentar las prácticas de cría y garantizar el bienestar de perros y cachorros.

Para los nuevos propietarios

  • El nuevo propietario debe recibir una copia escrita de todos los registros pertinentes del perro o cachorro, incluidos:
    • Historial de tratamientos.
    • Certificado de vacunación o pasaporte europeo para animales de compañía, si procede.
    • Resultados del examen veterinario, incluidos los resultados de las pruebas de detección genética y sanitaria.
    • Certificado de microchip e instrucciones para cambiar los datos de propiedad en el registro. o Certificado de registro de la asociación de raza (cuando proceda).
    • Información genealógica de cinco generaciones (si procede).
    • Detalles de la raza de cada progenitor cuando se hayan cruzado razas diferentes.
  • También debe facilitarse información escrita sobre el cuidado de los perros/cachorros:
    • El régimen de alimentación de los perros/cachorros.
    • Consejos sobre la habituación, adiestramiento y socialización. o Consejos sobre la integración en el nuevo hogar.
    • Asesoramiento sobre las necesidades de bienestar de los animales.
    • Datos de contacto del criador, para asesoramiento y garantía.
    • El contrato del cachorro18 es un buen ejemplo a seguir por los criadores para garantizar que se facilita información a los nuevos propietarios

8. Proteger el bienestar futuro de los cachorros y de sus nuevos propietarios

Los criadores tienen la obligación de proteger el bienestar futuro de los cachorros encontrando buenos hogares con propietarios responsables.

 

Los criadores están obligados a:

 

  • Hacer esfuerzos razonables para asegurarse de que el nuevo propietario es una buena opción para sus cachorros; que el nuevo propietario entiende y puede satisfacer las futuras necesidades de bienestar del cachorro y los requisitos para el cuidado de por vida. Los criadores no deben ceder un perro o un cachorro a un menor de 18 años.
  • Realizar esfuerzos razonables para asegurarse de que el posible nuevo propietario no actúa en nombre de un tercero.
  • Poner un microchip y registrar a cada cachorro o perro en la base de datos oficial o reconocida antes de entregarlo. El criador debe estar registrado como primer propietario del cachorro.
  • Proporcionar a los posibles nuevos propietarios información precisa y completa por escrito sobre las futuras necesidades de bienestar del cachorro antes de que el nuevo propietario decida llevárselo a casa. Cuando proceda, la información escrita debe incluir orientaciones sobre las consecuencias para el bienestar de los resultados de los exámenes genéticos de salud de los padres, las cuestiones de conformación y las predisposiciones de la raza a enfermedades o trastornos.
  • Proporcionar al nuevo propietario un suministro de la dieta actual del cachorro. Un suministro de dos semanas permitiría a los nuevos propietarios cambiar gradualmente el alimento si fuera necesario.
  • Los futuros nuevos propietarios deben visitar a los cachorros con su madre biológica y sus compañeros de camada en el entorno en el que se encuentran.

 

El Contrato del cachorro y su lista de control19 pueden utilizarse para orientar las conversaciones entre los criadores y los futuros propietarios, con el fin de garantizar que comprenden las necesidades de bienestar de los cachorros.

 

Garantía

 

  • Los criadores deben proporcionar a los nuevos propietarios una garantía por escrito sobre el cachorro:
  • El criador garantiza que el cachorro:
    • tiene al menos 8 semanas de edad en el momento de la entrega;
    • ha recibido buenos cuidados y ha sido socializado
    • goza de buena salud, a menos que se indique lo contrario
    • tiene microchip y está registrado en la base de datos oficial o reconocida.
  • En su caso, el criador garantiza que la información sobre el pedigrí o el registro de la raza es correcta.
  • Los criadores asegurados deben demostrar que cumplen todos los requisitos de los programas de criadores asegurados, tal y como establece la asociación de la raza en cuestión.
  • El criador garantiza que reducirá o evitará la angustia y los inconvenientes causados al nuevo propietario en caso de que el cachorro sufra un bienestar deficiente como consecuencia de unas prácticas de cría inadecuadas.
  • El criador está obligado a utilizar la información sobre cualquier problema de salud o comportamiento de los cachorros/perros para informar sobre futuras prácticas de cría, educación y socialización.
  • El nuevo propietario garantiza que
    • llevará al cachorro a su veterinario poco después de recogerlo para que le realice un examen clínico y le aconseje sobre tratamientos sanitarios preventivos;
    • registrará sus datos como nuevo propietario del cachorro en la base de datos oficial o reconocida.