DIRECTRICES SOBRE BIENESTAR

 

DOCUMENTO COMPLETO CON LAS DIRECTRICES PARA CRIADORES Y PROPIETARIOS SOBRE BIENESTAR Y PROTECCIÓN DE LOS PERROS EN TODO EL MUNDO

José Luis Payró

El bienestar de un perro significa cómo está afrontando las condiciones en las que vive. Un perro se encuentra en un buen estado de bienestar si está sano, cómodo, bien alimentado, seguro, es capaz de expresar su comportamiento innato y no sufre estados desagradables como dolor, miedo y angustia. Un buen bienestar del perro requiere la prevención y el tratamiento de enfermedades, un refugio adecuado, manejo, nutrición, manejo humanitario y sacrificio/matanza humanitaria. El bienestar del perro se refiere al estado del animal; el trato que reciben los perros se engloba en otros términos como cuidado de los animales, cría de animales y trato humanitario.

Comportamiento del perro. Es individual y depende de su edad, raza o tipo y experiencia pasada. Sin embargo, la mayoría de los perros son animales juguetones y sociables, y disfrutan jugando con juguetes, personas y otros perros.

El juego es una parte importante para llevarse bien con las personas y otros perros, y aunque los perros pasarán algún tiempo jugando solos con juguetes, etc., deben tener oportunidades regulares de juego interactivo. Los perros son animales inteligentes y pueden aburrirse. Si un perro se aburre y no tiene nada que hacer, puede sufrir o tener un comportamiento inadecuado.

Los cambios de comportamiento pueden indicar que algo va mal en la salud de un perro. Todos los perros, en particular los cachorros, necesitan descansar. Sin embargo, cada perro tiene necesidades diferentes y algunos dormirán durante largos periodos después del ejercicio o la comida; otros necesitarán menos descanso y serán más activos. Un perro necesita ejercicio regular y oportunidades periódicas para pasear y correr. La cantidad de ejercicio que necesita un perro varía con la edad, la raza y la salud.

Algunas razas necesitan mucho ejercicio y los perros jóvenes pueden necesitar que se restrinja su ejercicio durante los periodos de crecimiento rápido, para evitar problemas de desarrollo. Los perros que hacen ejercicio en condiciones climáticas extremas pueden sufrir. Adiestrar a un perro es importante para que aprenda a comportarse adecuadamente y para que sea más fácil mantenerlo bajo control.

Los cachorros necesitan acostumbrarse a los numerosos ruidos, objetos y actividades de su entorno, algunos de los cuales les asustan cuando los experimentan por primera vez.

Un buen adiestramiento puede mejorar la calidad de vida de un perro, pero castigarlo puede causarle dolor y sufrimiento.

Los perros deben tener suficientes cosas que hacer para no angustiarse ni aburrirse y tener acceso a juguetes seguros y objetos adecuados para jugar y masticar.

Asegúrese de que el perro pueda descansar sin ser molestado cuando lo desee. Los cachorros y los animales mayores pueden necesitar más descanso.

Ofrezca a los perros oportunidades regulares de hacer ejercicio y jugar con personas u otros perros amistosos.

Proporcione a los perros el ejercicio que necesitan, al menos diariamente a menos que un veterinario recomiende lo contrario, para mantenerlos en forma, activos y estimulados.

Si se percata de cambios en el comportamiento, necesita asesoramiento veterinario; el perro puede estar angustiado, aburrido, enfermo o herido.

Todos los perros, incluidos los de exposiciones caninas, deben ser adiestrados para comportarse bien, idealmente desde una edad muy temprana. Utilice únicamente el adiestramiento basado en recompensas positivas. Evite los métodos de adiestramiento duros, potencialmente dolorosos o aterradores.

Los perros deben estar libres de dolor, sufrimiento, lesiones y enfermedades…

Los perros sienten dolor y tienen umbrales de dolor similares a los de las personas. Sin embargo, cada perro y cada raza o tipo de perro pueden manifestar el dolor y el sufrimiento de forma diferente. Cualquier cambio en el comportamiento de un perro puede ser un signo precoz de enfermedad o dolor. Los perros enfermos o con dolor suelen cambiar sus hábitos de comida y bebida. Pueden comer menos o dejar de comer y perder peso. Pueden beber agua en exceso, beber menos o no beber en absoluto. Algunos perros se vuelven retraídos y no quieren hacer ejercicio ni jugar, lloran cuando se les acercan o los tocan, algunos perros en las exposiciones caninas pueden presentar signos de miedo o agresividad poco característicos cuando se les acercan los jueces, o pueden intentar esconderse.

También pueden mostrar signos específicos de mala salud, como secreciones de los ojos, los oídos o la nariz, salivación excesiva, vómitos, diarrea o estreñimiento, dificultades para orinar, tos, y pueden rascarse excesivamente y desarrollar llagas en la piel. La cojera y la hinchazón también son signos de posible mala salud.

Los perros son vulnerables a una serie de enfermedades infecciosas y de otro tipo. Necesitan protección frente a infecciones graves, que puede conseguirse mediante la vacunación.

Muchas personas deciden castrar a sus perros. Si no hay interés en criar perros, los veterinarios pueden asesorar sobre la esterilización y sus beneficios para la salud. Si la decisión es criar perros, los veterinarios pueden asesorar sobre los riesgos de enfermedades hereditarias que podrían afectar al bienestar de los cachorros.

Un perro fácilmente identificable mediante tatuaje, microchip, etc. tiene más probabilidades de reunirse con su dueño si se lesiona o se pierde, sobre todo si pierde el collar. Por tanto, es más probable que reciba rápidamente el tratamiento veterinario que necesita si se lesiona.

Qué deben hacer los criadores o propietarios:

  • Tome precauciones sensatas para mantener a los perros a salvo de lesiones.
  • Si nota cambios en el comportamiento del perro, póngase en contacto con el veterinario y siga sus consejos.
  • Revise a los perros con regularidad y esté atento a signos de lesiones, enfermedades hereditarias o dolencias. Asegúrese de que otra persona lo haga si los dueños están ausentes.
  • Los perros deben someterse a revisiones periódicas del pelaje y a cepillados, es necesario mantener un pelaje sano.
  • Si se reconocen signos y síntomas de enfermedad o se sospecha que un perro sufre dolor, está enfermo o herido, hay que ponerse en contacto rápidamente con un veterinario y seguir sus consejos sobre el tratamiento.
  • Pregunte a los veterinarios con qué frecuencia el perro necesita un chequeo médico, y sobre las cosas que puede hacer para proteger la salud del perro. hay muchas enfermedades hereditarias en diferentes razas de perros, deben ser examinados por un experto para evitar su uso para la reproducción. Siga los consejos dados. Sólo los perros funcional y clínicamente sanos, con la conformación típica de la raza deben ser utilizados para la reproducción.

Perrera general dentro de las instalaciones de alojamiento.

Las áreas utilizadas para almacenar el alimento o la cama de los perros deben estar libres de cualquier acumulación de basura, material de desecho, chatarra, maleza y otros materiales desechados. Las zonas destinadas a los perros en el interior de las instalaciones de alojamiento deben mantenerse ordenadas y libres de desorden, incluidos equipos, muebles y material almacenado, pero pueden contener materiales realmente utilizados y necesarios para la limpieza de la zona, así como instalaciones o equipos necesarios para unas prácticas de cría adecuadas.

Superficies Requisitos generales.

Incluidas las casetas, guaridas y otros accesorios y objetos de tipo mobiliario dentro de la instalación deben estar construidos de manera y con materiales que permitan su fácil limpieza e higienización, o su retirada o sustitución cuando estén desgastados o sucios. Las superficies interiores y cualquier superficie que entre en contacto con los perros deben estar libres de óxido excesivo que impida la limpieza e higienización requeridas, o que afecte a la resistencia estructural de la superficie y estar libres de bordes dentados o puntas afiladas que puedan herir a los animales.

Limpieza.

Las superficies duras con las que los perros entren en contacto deben limpiarse a diario e higienizarse para evitar la acumulación de excrementos y reducir los riesgos de enfermedad. Los suelos de tierra, lecho absorbente, arena, grava, hierba u otros materiales similares deben rastrillarse o limpiarse por zonas con la frecuencia suficiente para garantizar a todos los animales la libertad de evitar el contacto con los excrementos.

El material contaminado debe sustituirse siempre que este rastrillado y limpieza puntual no sea suficiente para prevenir o eliminar olores, insectos, plagas o infestación de bichos.

Agua y electricidad.

La instalación de alojamiento debe disponer de energía eléctrica fiable y adecuada para la calefacción, la refrigeración, la ventilación y la iluminación, así como para llevar a cabo otros requisitos de cría.

La instalación de alojamiento debe disponer de agua potable corriente suficiente para las necesidades de bebida de los perros, para su limpieza y para cumplir otros requisitos de cría.

Almacenamiento.

Los suministros de alimentos y ropa de cama deben almacenarse de manera que estén protegidos contra el deterioro, la contaminación y la infestación de parásitos. Las provisiones deben almacenarse lejos del suelo y de las paredes, para permitir la limpieza por debajo y alrededor de las provisiones. Los alimentos que requieran refrigeración deben almacenarse de forma adecuada, y todos los alimentos deben almacenarse de forma que se evite la contaminación y el deterioro de su valor nutritivo. Todos los suministros abiertos de alimentos y ropa de cama deben guardarse en recipientes a prueba de fugas con tapas bien ajustadas para evitar la contaminación y el deterioro. En las zonas destinadas a los perros sólo se pueden guardar alimentos y ropa de cama que se estén utilizando en ese momento.

Las sustancias tóxicas para los perros pero necesarias para las prácticas normales de cría no deben almacenarse en las zonas de almacenamiento y preparación de alimentos, pero pueden guardarse en armarios en las zonas de los perros.

Drenaje y eliminación de residuos.

Los explotadores de las instalaciones de alojamiento deben prever la recogida, eliminación y evacuación periódicas y frecuentes de los desechos animales y alimenticios, camas, escombros, basura, agua y otros fluidos y residuos, de forma que se reduzcan al mínimo los riesgos de contaminación y enfermedad.

Las instalaciones de alojamiento deben estar equipadas con instalaciones de eliminación y sistemas de drenaje construidos y operados de manera que los desechos de los perros y el agua se eliminen rápidamente y los animales permanezcan secos. Los sistemas de eliminación y drenaje deben reducir al mínimo la infestación de parásitos y plagas, los insectos, los olores y los riesgos de enfermedad. Todos los desagües deben estar correctamente construidos, instalados y mantenidos. Si se utilizan sistemas de desagüe cerrados, deben estar equipados con sifones y evitar el reflujo de gases y la acumulación de aguas residuales en el suelo. Si la instalación utiliza sumideros o balsas de decantación, u otros sistemas similares para el drenaje y la eliminación de los excrementos de los perros, el sistema debe estar situado lo suficientemente lejos de la zona de los perros de la instalación de alojamiento para evitar olores, enfermedades, plagas e infestación de alimañas. Los charcos de agua estancada en los recintos de los animales deben drenarse o fregarse para que los perros permanezcan secos.

Los contenedores de basura de las instalaciones de alojamiento y de las zonas de almacenamiento y preparación de alimentos deben ser estancos y llevar tapas bien ajustadas en todo momento.

Lavabos y fregaderos

Los cuidadores de los perros deben disponer de lavabos, pilas, fregaderos o duchas de fácil acceso.

Calefacción, refrigeración y temperatura

Las instalaciones de las perreras y los refugios para perros deben disponer de calefacción y refrigeración suficientes cuando sea necesario para proteger a los perros de las temperaturas o humedades extremas y velar por su salud y bienestar, en el caso de las razas que no puedan tolerar temperaturas más bajas sin sufrir estrés e incomodidad (como las razas de pelo corto), y en el caso de los perros enfermos, ancianos, jóvenes o debilitados. Deben proporcionarse camas secas, tablas de descanso sólidas u otros métodos de conservación del calor corporal.

Ventilación.

Debe estar suficientemente ventilado en todo momento en que haya perros presentes, a fin de velar por su salud y bienestar y reducir al mínimo los olores, las corrientes de aire, los niveles de amoníaco y la condensación de humedad. La ventilación debe proporcionarse mediante ventanas, rejillas de ventilación, ventiladores o aire acondicionado. La ventilación auxiliar, como ventiladores, sopladores o aire acondicionado, debe proporcionarse cuando la temperatura ambiente sea más alta.

Iluminación.

Debe estar suficientemente iluminada para permitir la inspección y limpieza rutinarias de la instalación, así como la observación de los perros.

Todas las zonas deben disponer de un ciclo regular de iluminación diurna, ya sea natural o artificial. La iluminación debe ser uniformemente difusa en todas las instalaciones para animales y proporcionar suficiente iluminación para ayudar a mantener las buenas prácticas de mantenimiento, limpieza adecuada, inspección adecuada y para el bienestar.

Los recintos primarios deben colocarse de forma que protejan de la luz excesiva.

Instalaciones generales de alojamiento en el exterior de la perrera

Restricciones.

Las siguientes categorías de perros no deben mantenerse en instalaciones exteriores, a menos que dicha práctica esté específicamente aprobada por el veterinario a cargo:

  • Perros que no estén aclimatados a las temperaturas predominantes en la zona o región donde se encuentren.
  • Razas de perros que no puedan tolerar las temperaturas predominantes de la zona sin sufrir estrés o incomodidad (como las razas de pelo corto en climas fríos).
  • Perros y cachorros enfermos, ancianos o jóvenes. Cuando se desconozca su estado de aclimatación, los perros no deben permanecer en instalaciones al aire libre cuando la temperatura ambiente sea inferior a 50 °F (10 °C).

 

Elementos de la perrera

Las instalaciones exteriores para perros deben incluir una o varias estructuras de perrera accesibles a cada perro en cada instalación exterior, y lo suficientemente grandes para permitir a cualquier perro en la estructura de la perrera sentarse, levantarse y tumbarse de manera normal, y girarse libremente. Además de las estructuras de las perreras, deben proporcionarse una o más zonas exteriores de sombra separadas, lo suficientemente grandes como para contener a todos los perros a la vez y protegerlos de los rayos directos del sol.

  • Las perreras de las instalaciones exteriores deben tener techo, cuatro paredes y suelo, y deben:
  • Ofrecer protección y cobijo adecuados contra el frío y el calor.
  • Proporcionar protección contra los rayos directos del sol y el efecto directo del viento, la lluvia o la nieve.
  • Disponer de un cortavientos y un cortalluvia en la entrada
  • Proporcionar material de cama limpio y seco.

Construcción

Las superficies de los edificios en contacto con los perros deben ser impermeables a la humedad. No se deben utilizar barriles metálicos, coches, frigoríficos o congeladores y similares como estructuras de refugio. Los suelos de las instalaciones de alojamiento al aire libre pueden ser de tierra compactada, lecho absorbente, arena, grava o hierba, y deben ser sustituidos si hay olores, enfermedades, insectos, plagas o alimañas prevalentes. Todas las superficies deben ser mantenidas regularmente. Las superficies de los alojamientos exteriores -incluidas las casetas, madrigueras, etc.- que no puedan limpiarse y desinfectarse fácilmente deben sustituirse cuando estén desgastadas o sucias.

Instalaciones de perreras itinerantes.

Calefacción, refrigeración y temperatura.

Las instalaciones caninas de viaje para perros deben estar suficientemente climatizadas y refrigeradas cuando sea necesario para proteger a los perros de temperaturas o humedades extremas y para garantizar su salud y bienestar. Para las razas que no puedan tolerar temperaturas más bajas sin sufrir estrés o incomodidad (como las razas sin pelo y de pelo corto), y para los perros enfermos, ancianos, jóvenes o inválidos. Debe proporcionarse ropa de cama seca, tablas de descanso sólidas u otros métodos de conservación del calor corporal.

La temperatura ambiente no debe ser inferior a 7,2 °C (45 °F) durante más de 4 horas consecutivas cuando los perros estén presentes, y no debe superar los 29,5 °C (85 °F) durante más de 4 horas consecutivas cuando los perros estén presentes.

Los requisitos anteriores son adicionales, no sustitutivos.

  • Ventilación. Las instalaciones caninas de viaje deben estar suficientemente ventiladas en todo momento durante la presencia de los perros para garantizar su salud y bienestar y reducir al mínimo los olores, las corrientes de aire, los niveles de amoníaco, la condensación de humedad y los gases de escape. La ventilación debe proporcionarse mediante ventanas, puertas, rejillas de ventilación, ventiladores o aire acondicionado. Se debe proporcionar ventilación auxiliar, como ventiladores, sopladores o aire acondicionado, cuando la temperatura ambiente dentro del área de alojamiento de los animales sea de 29,5 °C (85 °F) o superior.
  • Iluminación. Las instalaciones de alojamiento itinerante para perros deben estar suficientemente iluminadas para permitir una limpieza e inspección adecuadas de la instalación, así como la observación de los perros. Las zonas destinadas a los animales deben disponer de un ciclo regular de iluminación diurna, ya sea natural o artificial. La iluminación debe difundirse de manera uniforme por todas las instalaciones para animales y proporcionar suficiente iluminación para ayudar a mantener buenas prácticas de limpieza, una inspección adecuada y para el bienestar

Construcción de perreras

Los recintos primarios deben cumplir los siguientes requisitos mínimos

Requisitos generales.

Los recintos primarios deben estar diseñados y construidos con materiales adecuados para que sean estructuralmente sólidos. Los recintos primarios deben mantenerse en buen estado. Los recintos primarios deben construirse y mantenerse de forma que:

  • No tengan puntas ni bordes afilados que puedan herir a los perros.
  • Proteger a los perros de lesiones
  • Contenga a los perros de forma segura
  • Evitar que otros animales entren en el recinto
  • Permitir que los perros permanezcan secos y limpios
  • Proporcionar cobijo y protección frente a temperaturas extremas y condiciones meteorológicas que puedan resultar incómodas o peligrosas para todos los perros
  • Proporcionar sombra suficiente para albergar a todos los perros alojados en el recinto principal al mismo tiempo.
  • Proporcionar a todos los perros un acceso fácil y cómodo a comida y agua limpias.
  • Permitir que todas las superficies en contacto con los perros puedan limpiarse y desinfectarse fácilmente.
  • Tener suelos construidos de manera que protejan las patas y los pies de los perros de lesiones y que, si son de malla o listones, no permitan que los pies de los perros pasen a través de las aberturas del suelo.
  • Dispongan de espacio suficiente para que cada perro y gato pueda girar libremente, levantarse, sentarse y tumbarse en una posición cómoda y normal, y caminar con normalidad;

Requisitos adicionales

Espacio

  • Cada perro alojado en un recinto primario (incluidos los cachorros destetados) debe disponer de una superficie mínima de suelo.
  • Cada perra con cachorros lactantes debe disponer de una cantidad adicional de espacio en el suelo, en función de su raza y características de comportamiento, y de acuerdo con las prácticas de cría generalmente aceptadas.
  • La altura interior de un recinto primario debe ser al menos 7 pulgadas más alta que la cabeza del perro más alto del recinto cuando está en posición normal de pie.

 

Compatibilidad.

Todos los perros alojados en el mismo recinto primario deben ser compatibles, según se determine mediante observación. No se pueden alojar más de 12 perros adultos no acondicionados en el mismo recinto primario.

Las perras en celo no pueden alojarse en el mismo recinto primario con machos sexualmente maduros, excepto con fines de reproducción. Salvo cuando se mantengan en colonias de cría, las perras con camadas no pueden alojarse en el mismo recinto primario con otros perros adultos, y los cachorros menores de 3 meses no pueden alojarse en el mismo recinto primario con perros adultos, salvo la madre o la madre de acogida.

Los perros viciosos o agresivos deben ser alojados por separado.

Perros en espectáculos o actos móviles o itinerantes.

Los perros que formen parte de un espectáculo o acto móvil o itinerante pueden ser mantenidos, mientras el espectáculo o acto esté viajando de un lugar temporal a otro, en contenedores de transporte que cumplan con todos los requisitos antes descritos.

Cuando la exposición o el espectáculo no esté viajando, los perros deben ser colocados en recintos primarios que cumplan con los requisitos mínimos.

Normas de salud y cría de los perros

Los perros alojados en el mismo recinto primario deben ser compatibles, con las siguientes restricciones:

  • Las hembras en celo (estro) no pueden alojarse en el mismo recinto principal con machos, salvo con fines de reproducción.
  • Los perros que muestren un carácter feroz o excesivamente agresivo deben ser alojados por separado.
  • Los cachorros de 3 meses o menos no pueden ser alojados en el mismo recinto primario con perros adultos que no sean sus madres o madres de acogida, excepto cuando se mantengan permanentemente en reproducción.
  • Los perros no pueden ser alojados en el mismo recinto primario con ninguna otra especie animal, a menos que sean compatibles.
  • Los perros que padezcan o se sospeche que puedan padecer una enfermedad contagiosa deben ser aislados de los animales sanos de la colonia, siguiendo las indicaciones del veterinario que los atienda. Cuando se sepa que todo un grupo o recinto de perros está expuesto o se cree que está expuesto a un agente infeccioso, el grupo podrá mantenerse intacto durante el proceso de diagnóstico, tratamiento y control.

Ejercicio para los perros.

Los criadores y las instalaciones de los expositores deben desarrollar un plan adecuado para proporcionar a los perros la oportunidad de hacer ejercicio. El plan, como mínimo, debe cumplir cada uno de los siguientes requisitos:

  • Perros alojados individualmente.- Los perros de más de 10 semanas de edad, excepto las hembras con camadas, alojados, mantenidos o conservados por cualquier criador o expositor, deben tener la oportunidad de hacer ejercicio con regularidad si se mantienen individualmente en jaulas, corrales o recintos que proporcionen menos del doble de la superficie de suelo requerida para ese perro.
  • Perros alojados en grupos.- Los perros de más de 10 semanas de edad alojados, tenidos o mantenidos en grupos por cualquier criador, expositor, no requieren oportunidades adicionales para hacer ejercicio con regularidad si se mantienen en jaulas, corrales o corrales que proporcionen en total al menos el 100 por ciento del espacio requerido para cada perro si se mantuvieran por separado. Dichos perros pueden mantenerse en grupos compatibles.

Período de ejercicio

La frecuencia, el método y la duración de la oportunidad de ejercicio serán determinados por la raza.

Los criadores y expositores, al elaborar su plan, deben considerar la posibilidad de proporcionar un contacto físico positivo con los humanos que fomente el ejercicio a través del juego u otras actividades similares. Si un perro está alojado, retenido o mantenido en una instalación sin contacto sensorial con otro perro, se le debe proporcionar contacto físico positivo con humanos al menos diariamente.

La posibilidad de hacer ejercicio puede ofrecerse de varias maneras, por ejemplo

  • Alojamiento en grupo en jaulas, corrales o recintos que proporcionen al menos el 100 % del espacio requerido para cada perro si se mantienen por separado con arreglo a los requisitos mínimos de superficie.
  • Perros alojados individualmente en jaulas, corrales o recintos que dispongan al menos del doble de la superficie mínima requerida.
  • Proporcionar acceso a un corral o a una zona abierta con la frecuencia y la duración requeridas.
  • Otras actividades similares.

Los métodos o dispositivos de ejercicio forzado, como la natación, las cintas de correr o los dispositivos de tipo carrusel, son inaceptables para cumplir los requisitos de ejercicio.

Exenciones.

Si, en opinión del veterinario que atiende al perro, es inapropiado que ciertos perros hagan ejercicio debido a su salud, condición o bienestar, el criador, expositor puede ser eximido de cumplir con los requisitos para esos perros.

Dicha exención debe ser documentada por el veterinario a cargo y, a menos que la base para la exención sea una condición permanente, debe ser revisada por el veterinario a cargo.

Alimentación

Los perros deben ser alimentados al menos una vez al día, salvo que sea necesario para proporcionarles una atención veterinaria adecuada. La comida no debe estar contaminada, debe ser sana, apetecible y en cantidad y valor nutritivo suficientes para mantener la condición y el peso normales del perro. La dieta debe ser apropiada para la edad y el estado de cada perro.

Los comederos deben utilizarse para los perros, ser fácilmente accesibles para todos los tamaños de perros de las distintas razas y estar situados de forma que se reduzca al mínimo la contaminación por excrementos y plagas, y protegidos de la lluvia y la nieve. Los comederos deben estar hechos de un material duradero que pueda limpiarse y desinfectarse fácilmente o ser desechables. Si los comederos no son desechables, deberán mantenerse limpios y desinfectarse. Si son desechables, deberán desecharse después de un solo uso. Pueden utilizarse autoalimentadores para la alimentación con alimentos secos. Si se utilizan, deben mantenerse limpios e higienizarse. Deben tomarse medidas para garantizar que no haya moho, deterioro ni apelmazamiento del alimento.

Riego

Si los perros no disponen continuamente de agua potable, debe ofrecérseles agua con la frecuencia necesaria para garantizar su salud y bienestar, pero no menos de dos veces al día durante al menos una hora cada vez, a menos que el veterinario que los atienda lo restrinja. Los recipientes de agua deben mantenerse limpios y desinfectados, y antes de ser utilizados para dar de beber a otro perro o grupo social de perros

 

Limpieza, desinfección, mantenimiento y control de plagas.

Limpieza de los recintos primarios.

Los excrementos y restos de comida deben retirarse diariamente de los recintos primarios, y de debajo de los recintos primarios tantas veces como sea necesario para evitar una acumulación excesiva de excrementos y restos de comida, para evitar que se ensucien los perros encerrados en los recintos primarios, y para reducir los riesgos de enfermedades, insectos, plagas y olores. Cuando se utilice vapor o agua para limpiar el recinto primario, ya sea mediante

Cuando se utilice vapor o agua para limpiar el recinto primario, ya sea mediante manguera, chorro de agua u otros métodos, los perros deberán ser retirados, a menos que el recinto sea lo suficientemente grande como para garantizar que los animales no resulten heridos, mojados o angustiados en el proceso.

El agua estancada debe retirarse del recinto primario y los animales de otros recintos primarios deben estar protegidos para que no se contaminen con agua y otros desechos durante la limpieza.

Las bandejas situadas debajo de los recintos primarios con suelos de rejilla y las zonas de tierra situadas debajo de los corrales elevados con suelos de malla o de rejilla deben limpiarse con la frecuencia necesaria para evitar la acumulación de heces y restos de comida y para reducir los riesgos de enfermedades, plagas, insectos y olores.

Higienización de recintos primarios y recipientes de comida y agua.

  • Los recintos primarios y los recipientes de comida y agua usados deben limpiarse y desinfectarse antes de que puedan utilizarse para alojar, alimentar o dar de beber a otro perro o grupo social de perros.
  • Los recintos primarios usados y los recipientes de comida y agua para perros deben desinfectarse al menos una vez a la semana y más a menudo si es necesario para evitar la acumulación de suciedad, residuos, restos de comida, excrementos y otros peligros de enfermedad.

Las superficies duras de los recintos primarios y los receptáculos de comida y agua deben higienizarse utilizando uno de los métodos siguientes:

  • Vapor vivo a presión
  • Lavado con agua caliente y jabón o detergente, como con una lavadora mecánica de jaulas
  • Lavado de todas las superficies sucias con soluciones detergentes y desinfectantes apropiadas, o utilizando un producto combinado detergente/desinfectante que cumpla el mismo propósito, con una limpieza a fondo de las superficies para eliminar la materia orgánica, de manera que se elimine toda la materia orgánica y la acumulación de minerales, y se proporcione la higienización seguida de un aclarado con agua limpia.
  • Las jaulas, corrales y áreas de alojamiento al aire libre que utilicen materiales que no puedan desinfectarse con los métodos indicados, como grava, arena, hierba, tierra o lechos absorbentes, deben desinfectarse retirando el material contaminado según sea necesario para evitar olores, enfermedades, plagas, insectos e infestaciones de parásitos.

Limpieza de los locales.

Los locales donde se ubiquen las instalaciones de alojamiento, incluidos los edificios y los terrenos circundantes, deben mantenerse limpios y en buen estado para proteger a los perros de lesiones, facilitar las prácticas de cría requeridas y reducir o eliminar las zonas de cría y habitación de roedores y otras plagas y alimañas.

Los locales deben mantenerse libres de acumulaciones de basura, desperdicios, productos de desecho y materias desechadas. Las malas hierbas, pastos y arbustos deben controlarse para facilitar la limpieza de las instalaciones y el control de plagas, así como para proteger la salud y el bienestar de los animales.

Control de plagas.

Debe establecerse y mantenerse un programa eficaz para el control de insectos, parásitos externos que afecten a los perros, y aves y mamíferos que constituyan plagas, a fin de promover la salud y el bienestar de los perros y reducir la contaminación por plagas en las zonas destinadas a los animales.

Empleados.

Toda persona que se ocupe del mantenimiento de perros debe contar con un número suficiente de empleados para llevar a cabo el nivel de prácticas zootécnicas y cuidados requerido. Los empleados que se ocupen de la zootecnia y el cuidado, o que manipulen animales, deben estar supervisados por una persona que tenga los conocimientos, la formación y la experiencia en la zootecnia y el cuidado adecuados de los perros para supervisar a los demás.

El empresario debe estar seguro de que el supervisor y los demás empleados pueden cumplir estas normas.

 

Normas de transporte.

Los transportistas y adiestradores intermediarios no deben aceptar un perro para su transporte comercial más de 4 horas antes de la hora de salida programada del medio de transporte principal en el que el perro vaya a ser transportado. Sin embargo, un transportista o un adiestrador intermediario puede acordar con quien envíe un perro ampliar este plazo hasta 2 horas.

Los transportistas y los intermediarios no deben aceptar un perro para su transporte comercial a menos que se les facilite el nombre, la dirección y el número de teléfono del destinatario.

Los transportistas y adiestradores intermediarios no deben aceptar un perro para el transporte comercial a menos que el expedidor certifique por escrito al transportista o adiestrador intermediario que se ha ofrecido comida y agua al perro durante las 4 horas anteriores a la entrega al transportista o adiestrador intermediario.

La certificación debe estar firmemente sujeta al exterior del recinto primario de forma que sea fácilmente visible y legible. No se aceptan instrucciones de no dar comida ni agua a menos que lo indique el veterinario que lo atiende.

El certificado debe incluir la siguiente información para cada perro

  • El nombre y la dirección del expedidor
  • El número de la placa, microchip o tatuaje asignado a cada perro
  • La hora y la fecha de la última comida y bebida del perro y las instrucciones específicas para la(s) siguiente(s) comida(s) y bebida(s) durante un periodo de 24 horas.
  • La firma del expedidor y la fecha y hora en que se firmó el certificado.

Los transportistas y adiestradores intermediarios no deben aceptar un perro para su transporte comercial en un recinto primario a menos que éste cumpla todos los requisitos.

Un transportista o un adiestrador intermediario no debe aceptar un perro para el transporte si el recinto primario está obviamente defectuoso o dañado y no se puede esperar razonablemente que contenga de forma segura y cómoda al perro sin causarle sufrimiento o lesiones.

Los transportistas y adiestradores intermediarios no deben aceptar ningún perro para su transporte comercial a menos que su zona de alojamiento de animales cumpla los requisitos mínimos de temperatura, o a menos que el expedidor les proporcione un certificado firmado por un veterinario y fechado no más de 5 días antes de la entrega del perro al transportista o adiestrador intermediario para su transporte comercial, en el que se certifique que el perro está aclimatado a temperaturas inferiores a las exigidas.

Una copia de la certificación debe acompañar al perro hasta su destino y debe incluir la siguiente información:

  • El nombre y la dirección del expedidor.
  • El número de placa, microchip o tatuaje asignado a cada perro.
  • Una declaración de un veterinario, fechada como máximo 5 días antes de la entrega, de que, a su leal saber y entender, cada uno de los perros contenidos en el recinto primario está aclimatado a temperaturas inferiores al aire, pero no inferiores a una temperatura mínima, especificada en un certificado, que el veterinario que lo atiende haya determinado que se basa en normas de temperatura generalmente aceptadas para la edad, el estado y la raza del perro.
  • La firma del veterinario y la fecha en que se firmó el certificado.

Cuidado en tránsito.

  • Transporte de superficie (terrestre y acuático)

Toda persona que transporte perros en el comercio debe asegurarse de que el operador del medio de transporte, o una persona que acompañe al operador, observe a los perros con la frecuencia que permitan las circunstancias, pero no menos de una vez cada 4 horas, para asegurarse de que disponen de aire suficiente para respirar con normalidad y de que la temperatura ambiente está dentro de los límites.

La persona debe asegurarse de que el operador o la persona que lo acompañe determine si alguno de los perros se encuentra en evidente peligro físico y obtenga la atención veterinaria necesaria para los perros en el centro veterinario más cercano disponible.

  • Transporte aéreo.

Durante el transporte aéreo de perros, es responsabilidad del transportista observar a los perros con la frecuencia que permitan las circunstancias, pero no menos de una vez cada 4 horas si la zona de carga de los animales es accesible durante el vuelo. Si no se puede acceder a la zona de carga de animales durante el vuelo, el transportista debe observar a los perros siempre que se carguen y descarguen y siempre que se pueda acceder al espacio de carga de animales para asegurarse de que disponen de aire suficiente para respirar con normalidad y de que la zona de carga de animales cumple los requisitos de calefacción y refrigeración.

El transportista debe determinar si alguno de los perros se encuentra en una situación de peligro físico evidente y organizar la atención veterinaria necesaria lo antes posible. Si un perro está evidentemente enfermo, herido o en peligro físico, no debe ser transportado en el comercio, excepto para recibir atención veterinaria para la condición.

Excepto durante la limpieza de los recintos primarios, durante el transporte comercial un perro no debe ser sacado de su recinto primario, a menos que sea colocado en otro recinto primario o instalación que cumpla con los requisitos.

 

Este documento pretende ayudar a los miembros de la FCI a ofrecer bienestar y protección a los criadores y propietarios de perros de todo el mundo de acuerdo con las nuevas leyes que tienen muchos países.